Blog dedicado a publicar traducciones al español de textos, vídeos e imágenes en árabe sobre la revolución siria.

El objetivo es dar a conocer al público hispanohablante al menos una parte del tan abundante material publicado en prensa y redes sociales sobre lo que actualmente acontece en Siria. Por lo tanto, se acepta y agradece enormemente la difusión y uso de su contenido siempre y cuando se cite la fuente.

Recibe las traducciones por correo y síguenos en Twitter @traduccionsiria

jueves, 31 de mayo de 2012

Un homenaje a Basel...

El texto que a continuación presentamos es un poema dedicado a Basel Shehade, escrito por Roger Asfar, un sacerdote sirio, que nos lo ha cedido amablemente, careciendo por ello de enlace original.

Antes de ello, queremos reproducir un testimonio sobre el funeral de Shehada, el mártir de la confesion "cineasta", como le han venido a llamar Ussama Muhammad, un cineasta sirio y Hassan Abbas, intelectual y opositor, que ha circulado por la red. 



"Hoy hemos salido al funeral de Basel Sheahada, pero, por desgracia, la misa había sido cancelada por las amenazas de los servicios de seguridad a la familia de que iban a sufrir las consecuencias. Nos detuvimos frente a la puerta de la iglesia, a pesar de la fuerte presencia de servicios de seguridad, como si fuera una concentración. Se acercó un agente de seguridad y se puso a insultar a la iglesia, a Jesús y a la víctima, diciendo que era un traidor a la patria y un agente de la CIA. Entonces nos volvimos locos y nos pusimos a repetir las oraciones del "Padre Nuestro", el "Ave María" y la Fátiha (primera azora del Corán). Depués cantamos canciones nacionales y aplaudimos. De pronto, los agentes de seguridad, tras ponerse muy nerviosos, nos atacaron e intentaron detener a gente. Entonces cundió el pánico y la gente se echó a correr y las tiendas comenzaron a cerrar, pero los servicios de seguridad golpearon los escaparates de las tiendas para que no cerraran. Por detrás de nosotros salió una manifestación de apoyo enorme y nos atacaron. El ambiente estaba muy cargado y la gente lloraba por lo terrible de la escena. Después nos separamos aunque nos dolía dejar el lugar. Hoy ha sido un día muy emocionante y un gran desafío. Gracias a todos los que habéis bajado".

Como dice el activista George Yazaiji, cristiano ex detenido, "En mi país, sucede que el régimen mata al muerto y tiene miedo de su funeral"

Ahora sí, el texto de Roger para Basel:

¿Qué puede decirse que quede por decir?

Los significados se han agotado…

Mis palabras necesitarán muchos puntos suspensivos…

He perdido familiares y amigos, algunos muy cercanos,

en pocas ocasiones he llorado, a pesar de la necesidad, y si lo he hecho, ha

sido muy poco.

¿Por qué todas estas lágrimas, Basel, si nunca nos hemos visto?

Claramente no fueron esas pocas frases que intercambiamos virtualmente…

Basel,

con tu muerte –como ha escrito hoy un amigo- “me has hecho avergonzarme”.

Eras el libre entre nosotros.

¿Quién de nosotros no pensó alguna vez en un viaje como los tuyos y nunca

lo emprendió?

¿A quién de nosotros no le late el corazón de compasión por un niño en la

miseria aquí y otro semi refugiado allá, y ni siquiera le hacemos una bella

caricia?

¿Quién de entre nosotros no ha pasado por esa situación en la que siente que

se ha equivocado o cambia su parecer, y no se atreve a retroceder por 

cobardía y miedo a perder algunos logros o ser reprobado?

Basel,

con tu vida y muerte me has hecho sentir de nuevo y de forma muy profunda 

hasta dónde llega mi banalidad y mi trivialidad.

Qué modesto he de ser, por no decir humilde. Qué vacíos y despreciables son

mi prepotencia y orgullo, ahora está más claro que nunca…

¿Por quién siento tristeza?

¿Por mi país o por ti, Basel?

¿Por tu familia y seres queridos?

¿Por tu novia que languidece y ha quedado viuda antes de tiempo?

¿O por mí mismo?

Tal vez por todo…

Si Dios existe –como creo- seguro que hoy estás en su lugar de descanso- 

saluda a Ghiath[1].

Si no existe, tan solo estoy hablando conmigo mismo, pero no tiene nada de malo.

¿Cómo vamos a alegrarnos mañana cuando desaparezca la oscuridad y se 

marche el monstruo, habiendo “pagado” un coste incalculable como Basel y

otros semejantes?

¿Nos reconciliaremos con nuestro presente cuando sea pasado mañana?

¿Seguirán los recuerdos, o la sombra de los recuerdos, o tal vez seguiremos

presos de la tristeza que nadie puede expresar?

Reafirmo ahora, como decía al principio cuando comencé estas palabras, cuán

banales e incapaces son,

pero ¿qué hago si no tengo, como tú, más que palabras para expresarme?

Basel…

Omar Amiralay [1], en la introducción del libro de Samir Kassir decía “¿Quién

debilita nuestra impotencia antes de que nos mate?”

Mi respuesta hoy es: Basel y sus amigos.


[1] Ghiáth Mátar, joven damasceno defensor del pacifismo, que fue asesinado por los servicios de seguridad sirios en septiembre de 2011. Su hijo nació después.
 [2] Se refiere al último libro de Samir Kassir (periodista libanés asesinado en Líbano por decir la verdad de lo que sucedía y de la influencia siria en el país) en árabe hablaba de la “Primavera de Damasco”, que duró apenas unos meses tras la llegada de Bashar al-Asad al poder y en el que floreció la sociedad civil, asustando a las autoridades, que dieron marcha atrás rápidamente en nombre de la estabilidad del país. Introducción. Omar Amiralay era un cineasta sirio disidente, que murió justo un mes antes de estallar la revolución de 2011 en Siria.

El nacionalismo del régimen y el nuevo patriotismo



Texto original: Al-Safir

Autor: Michel Kilo

Fecha. 28/05/2012





Desde que los jóvenes de Duma (Damasco) gritaron al día siguiente de la primera matanza en Daraa (17/05/2011) “Damos la vida por ti, Daraa”, se está creando un nuevo patriotismo en Siria, conformado por la sociedad rebelde que ve en él su identidad propia, por medio del cual se enfrenta al patriotismo autoritario que se le impone desde arriba, por la fuerza y en su contra, y en cuya creación no tiene papel alguno, careciendo así de su aprobación y acuerdo. Hoy y tras haber sobrepasado la revolución el año de duración, puede decirse sin exagerar que la revolución no habría podido prolongarse durante todo este período tan difícil, cargado de violencia, y asesinatos si no fuera por ese nuevo patriotismo que ha unido al pueblo unos con otros, que ha infundido en su conciencia un espíritu de libertad, y que lo ha puesto más y más al margen del patriotismo despótico y cerrado que se le ha impuesto durante cuarenta años en nombre de la autoridad y su interés, pero que nunca se ha abierto a sus ideas y visiones.


     Al contrario, este patriotismo se apoyaba en la unidad de un pensamiento relacionado con el poder, pobre y excluyente, que se ha impuesto desde arriba porque ha sido producido desde arriba, sin ninguna interacción con el pueblo o acuerdo con su realidad y aspiraciones, y porque su objetivo no era proporcionarle una conciencia nacional, sino arrebatarle lo que en su conciencia había de patriotismo y conducirlo como el cordero ciego a los altos rediles del poder. Un cordero al que la campana le recuerda lo que le espera si levanta la cabeza, utiliza su razón o hace alguna pregunta sobre algo que sacuda o debilite este modelo oficial y despótico de patriotismo cerrado, contrario al ciudadano y al ser humano y que lo saca de los asuntos públicos en vez de meterlo en ellos, labor que ha realizado su nuevo patriotismo.

      Este es el patriotismo de la libertad abierta, luchadora, social inclusiva e interactiva, que se centra en él y su más alto interés y a través de la cual se conforma su papel. Es un patriotismo que pertenece al mundo de la época post poder actual y que se caracteriza y distingue de su patriotismo en lo siguiente: 

1.       Se creó en el corazón de un movimiento social que ha puesto los cimientos de los elementos de la vida en todos los niveles del Estado y la sociedad, y donde la dirección de la política queda a sus pies tras haberla mantenido el despotismo sobre su cabeza durante más de cuarenta años en los que se ha excluido al ciudadano- la base de cualquier política que merezca este nombre y su soporte- del campo público, siendo castigado por implicarse o intentar implicarse en ello. Puesto que este patriotismo se ha materializado en el campo de un movimiento abierto que exige libertad, ha llevado consigo el resto de características del movimiento y se ha definido por un espíritu de libertad que significa en la actual revolución, un espíritu de aceptación del otro, de rechazo del extremismo y de consideración de la tolerancia como un principio básico en cualquier espacio social y humano, sea político o no.

Por su parte, el patriotismo de la dictadura carece totalmente de un carácter social y tiene las características del régimen del individualismo autoritario que lo crea desde arriba, lejos de la sociedad, sus cimientos y sus verdaderos soportes (el ciudadano, el pueblo y la sociedad civil) y las bases sobre las que se erigen los Estados (la libertad, la ciudadanía, la soberanía de la ley, la política civil, la participación, la justicia, la igualdad y la tolerancia).  No debe sorprender que los años del dominio de un patriotismo autoritario fuesen años de violencia incesante y pérdidas nacionales que el poder transformó en victorias para su patriorismo deformado, además de ser años de exclusión total y de discriminación entre ciudadanos que en realidad eran súbditos sin derechos en lo que al régimen respectaba.

Con estas características, no sorprende que el patriotismo autoritario no haya conocido nunca el principio del diálogo, ni de la interacción con quienes estaban fuera del poder, porque no reconocía si quiera su existencia. Tampoco sorprende que su patriotismo fuera superficial y coercitivo, sin raíces en el pueblo, y que durante más de cuarenta años se limitase a repetir las mismas palabras sobre la lealtad del pueblo al liderazgo gobernante y su amor por él, además de su total infalibilidad, su individualismo y su superioridad sobre todo y todos.

      La revolución ha demostrado que el patriotismo del poder no afectó a las almas de los sirios ni se coló en sus corazones, y que vieron en él lo que en realidad era: palabras huecas y lemas vacíos que se oponían a la realidad diametralmente. Lo consideraron con razón un método para domesticarlos y dirigirlos tras un régimen que progresivamente ha ido convirtiéndose en la antítesis de la patria y el patriotismo, y cuyos símbolos y ritos se han convertido en una alternativa a sus símbolos y ocasiones. La conmemoración de la retirada francesa ya no tiene valor alguno, la gente ha olvidado el himno nacional y ya no hay historia nacional previa al poder actual, sino que Siria no tenía historia, o bien estaba sumida en la oscuridad de la ignorancia, la pobreza, la enfermedad, la injusticia y la dependencia de los extranjeros. Un país sin importancia, papel o peso, dirigido por gente perdida, arribistas y agentes. Si no hubiera sido por el régimen, habría sido también un país sin patriotismo, porque el régimen y no la patria es, según esta lógica, la base, y el patriotismo ha de ser su monopolio, no solo porque es él quien lo ha creado y crea, sino también porque él y no el pueblo es quien lo sostiene y garantiza. No es problema si este patriotismo es cerrado, va en contra de la libertad de un pueblo que no puede estar seguro en su nación, si es superficial y externo en lo que se refiere al individuo y los súbditos, si carece de historia y si no pertenece a ella, sino que extrae todo su valor y existencia del régimen. 

2.       Este patriotismo vertical, que va de arriba a abajo y que no establece un contacto directo entre los ciudadanos, sino que se lo saltan las divisiones del poder, securitarias y de intereses de varios tipos, y que el régimen insiste en aplicar cuando hay un contacto directo entre los súbditos, para que no se escape de su vigilancia ninguna relación que establezcan entre ellos y para que no incluya elementos que el poder no haya creado o no vigile. Es un patriotismo vertical, de naturaleza securitaria al que no le importa el destino del ciudadano y la nación, y que no tiene un objeto o tema al que dar la importancia principal –siendo en muchas ocasiones el único- que no sea el poder, que ve en el patriotismo un instrumento de control y hegemonía que debe estar vacío de todo valor humano o nacional independiente y cohesivo. Es un patriotismo clánico-simbolista, que somete y no libera, que une al poder y rompe todo lazo con la nación, que separa y no une, que se alimenta con los valores pre-sociales, negando por medio de ellos lo que hay en la sociedad de unidad nacional y tolerancia. Es un patriotismo de fusión, que rechaza todo individualismo y toda diferencia, ya sea dentro de sí como en las relaciones que nacen con los súbditos, que se están conformando en el contexto de un movimiento que se alimenta de los valores de la libertad, la solidaridad social y el entendimiento con el otro y la confianza en él, de forma directa de un ciudadano a otro, sin obstáculos ni diferencias. Esto se debe a que es una relación horizontal que se basa en la paridad, la igualdad y la participación en los derechos y la interacción, y que se niega a ser enmarcado en prejuicios frente al otro o el diferente y en ver en él a un enemigo o directamente a nadie, ya que se caracteriza por una tendencia interactiva que ha permitido a los distintos componentes de la sociedad siria el implicarse en el movimiento unido, y resistir durante catorce meses y medio contra el patriotismo del poder cuya naturaleza real ha quedado patente. Se ha demostrado que este patriotismo es lo contrario a lo que el régimen aparentaba en lo referente a su amor por el ciudadano y la nación. Es el patriotismo de la crueldad exagerada, la lucha excluyente y la violencia caliente y ciega, a la que se enfrenta (el ciudadano) sin aparentar rasgos de debilidad, cansancio o retroceso en su petición: libertad.

Un familiar de los hemanos Malas, actores sirios, Ali Hamidiye, lleva este cartel:
"Libertad para todos los silenciosos.
Vosotros sois los detenidos, nosotros los libres"

    Es de gran valor y muy significativo que todos los grupos de la unidad nacional siria se encuentren en esto, participando en su conformación y colocando sus primeras piedras en una realidad represiva, difícil y amarga. En un período de tiempo relativamente corto que es la edad del movimiento, se ha conformado un carácter general que apoya la liberta y un sistema de valores ligado a lo más elevado del progreso y civilización del ser humano. También se ha conformado una tendencia civil que ha permitido una cierta supremacía moral del pueblo sobre el régimen, que ha resucitado la esperanza en los corazones de sus hijos e hijas, y que les ha hecho creer en la cercanía de la victoria y su desaparición la apunta su incapacidad prácticamente total de comprender la realidad. Es incapaz de eso y de aclimatarse con las necesidades y sus cambios de esa realidad. En lo referente a su violencia escapada de todo raciocinio, según se encomendó a ella cayó preso y ya no puede liberarse de dicho método, a pesar de los perjuicios y la soledad que le ha causado. Ahora insiste en aferrarse a ella como el que se ahoga se aferra a una cuerda, aunque con ella se empuja a mayores problemas antiguos/nuevos, mostrando su total ruina de la forma más clara, y demostrando lo raro que le resulta todo lo que tiene que relación con la nación y el pueblo. 

3.       Frente al patriotismo autoritario segregacionista  y destructor, el nuevo patriotismo sirio está fundamentado sobre la base de la unidad en la diversidad, en la unidad que preserva la diversidad, la desarrolla y ve en ella el capital de cualquier experiencia democrática futura exitosa, y un refugio en una época cambiante en la que el ciudadano es un número, o más bien el soporte del régimen político, social  y económico, y su inventor de conocimiento y cultura. Su libertad no es un lema con el que los medios de comunicación canturrean y ocultan su ausencia de la realidad, sino que esa es la realidad en la que vive, en cuyo marco produce y que le ofrece la satisfacción de sus necesidades espirituales y materiales, mientras sea capaz de participar en su creación y mejora, y, cuando es necesario, cambiarlo. Mientras la igualdad, la justicia y la dignidad sigan siendo el lazo que mantiene unido su patriotismo, un patriotismo que le hace parte del todo social, y viceversa, no hay competencia posible. Es decir, los intereses parciales, que en su existencia y su razón ocupan la posición de los intereses más altos y generales y provocan una cierta diferencia real y artificial entre él y los demás, que puede estallar en cualquier momento y hacer explotar la sociedad, no puede competir. Así, esta no es una lucha que eleva lo parcial y personal al nivel del todo y lo general, sino una integración libre y voluntaria en una nueva sociedad nacional cuyo vínculo es la libertad, y si no, ¿cómo explicamos que decenas de miles de personas vayan a la muerte por la libertad no individual sino general, que no ganarán en solitario, sino que la ganarán todos los sirios y las sirias, entre ellos la mayoría de los que hoy les disparan?

¿Cómo no ensalzar este patriotismo social que hace de la generosidad y sacrificio individual por la libertad de los demás una práctica diaria para millones de ciudadanos que sacrifican todo en Jebel Al-Zawiya por el Hawran, en las afueras de Deir Ezzor por las zonas rurales de Homs, y en la ciudad de Hama por Duma, Damir, Sabaqa y Hammuriya? ¿Qué nobleza es mayor que la del patriotismo que hace que el ciudadano pague con su vida de forma voluntaria el precio de la dignidad de otro, que tal vez está siendo tratado injustamente y esta tan aterrorizado que es incapaz de envalentonarse para salir a manifestarse o salir a la calle, pero que encontrará la salvación en la libertad por la que murió alguien que abrazó el nuevo patriotismo para que él y el resto de ciudadanos lo consiguieran?

Gracias al movimiento popular/social, se crean hoy en la realidad de Siria valores y conceptos que expresan las aspiraciones del pueblo hacia una realidad libre que se diferencia de todo lo que conocía anteriormente. Ahora vive una situación nacional, de existencia y de valores particular en la que practica su existencia civil, aunque esté luchando solo y desarmado para lograr su libertad, y no haya recibido otra respuesta a su petición que un diluvio de bombas y balas que han fracasado hasta ahora en su intento de ahogarlo y acabar con su nuevo patriotismo. Un patriotismo este que espera que le traiga un tiempo nuevo que cierre cuarenta años y medio de represión y autoritarismo y le abra la puerta al futuro en cuya construcción ha soñado con participar.

miércoles, 30 de mayo de 2012

Rim al-Banna, una artista palestina, sobre Siria

Estas declaraciones de Rim al-Banna han circulado por Facebook junto a la fotografía que adjuntamos:


"Hago pública por primera vez mi postura sobre lo que sucede en Siria: Bashar al-Asad es un carnicero, un criminal y un asesino de niños. El régimen sirio es el régimen más criminal y retrasado del mundo árabe. Qué vergüenza que haya quien aún sigue callado. Cada minuto que pasa y no nos movemos, cientos de sirios son asesinados. No al silencio ante el asesinato de más de 11.000 víctimas. 

Desgraciadamente, hay quien sigue defendiendo, e incluso se cree, las justificaciones desgastadas de un gobernante que ha echado a perder un país entero, y en el que tal vez no queden más que él, algunos de sus shabbiha y unos pocos cobardes cuando acabe con su pueblo.

En lo referente al tema de la "conspiración", él es la mayor conspiración universal contra Palestina y Siria.

Esa es mi postura, aunque me boicoteen, me prohíban y me impidan entrar en cualquier país árabe. El arte, sin posturas y hechos es un arte que no se diferencia más que formalmente del arte de los cabarets, pero con más elegancia. Todo aquel que ensalza a un régimen asesino, no lo juzgo, es libre, pero no aceptaré que se me juzgue por mi postura. Quien quiera borrarme de su lista de amigos, que lo haga, es libre. A los shabbiha que van a correr a compartir este estatus para repartir los billetes para mi muerte psicológica, humana y artística, les digo que Palestina me ha enseñado a no callarme ante la injusticia. No ignoraré esta sangre derramada aunque me corten la cabeza. Palestina es un icono que me protege de vuestra despreciabilidad. Cerrad vuestros ojos si queréis, pero no matéis los de los demás.

Viva el pueblo sirio libre, Viva una Siria que sea una nación libre para los libres... Te quiero Siria".

martes, 29 de mayo de 2012

¿El principio del final?

Basel Shehada, un sirio de familia cristiana dedicado al cine y que renunció a una beca en EEUU para ir a Homs a participar en la revolución y grabar todo lo que sucedía, fue asesinadon por el régimen sirio el 28 de mayo de 2012. Se dedicó no solo a filmar, sino que incluso dio clases a los ciudadanos para que se convirtieran en auténticos reporteros.

Aquí podemos encontrar un ejemplo de su trabajo. Y aquí su película "Singing To Freedom", sobre la revolución siria.

El texto que traducimos a continuación se ha sacado de este enlace de Facebook


Detenido en la llamada "Manifestación de los intelectuales y artistas" en Damasco (13/06/2011), escribió esto una vez puesto en libertad:

Me puse a observar unas cucarachas que se movían por la celda. Creo que dos de ellas estaban enamoradas, una seguía a la otra adonde fuese; pero al final, se quedaron a la izquierda de los pies del otro recluso. Con un solo movimiento echó a una de las cucarachas de su pie, después se movió con su cuerpo vacío hacia atrás, para apoyar la espalda en la pared que estaba frente a mí. Tenía los ojos azules y brillaban bajo la luz que se colaba por el pasillo mientras los surcos deformados inundaban su amplia frente. Sentí un escalofrío doloroso mientras recorría con los ojos las profundas heridas sobre su frente. Bajo esa cara herida descubrí una sonrisa tranquila, a la que no pude contestar con una semejante. Creo que la oscuridad de la celda y sus heridas se habían agarrado a mi garganta.

Entonces el detenido dijo: "Me habéis devuelto el espíritu". 

¡Ay, el cadáver deformado frente a mí ha hablado! ¿Has matado a alguien o simplemente robaste para comer?

Le pregunté dubitativo: "¿El espíritu?"

Su inteligente sonrisa brilló aún más y de pronto se inclinó hacia mí ansioso, como un niño pequeño: "¿Cuántos manifestantes erais? El sonido llegaba por el pasillo. ¿Qué noticias hay de fuera? ¿Es el principio del fin?"

lunes, 28 de mayo de 2012

Las cuestiones de las revoluciones egipcia y siria

Texto original: Al-Quds al-Arabi

Autor: Elías Khoury

Fecha: 28/05/2012


Las grandes cuestiones sobre el futuro de las revoluciones árabes giran en torno a los centros egipcio y sirio e muestran grosso modo que el proceso de cambio histórico aún está en los albores de su materialización. Estas cuestiones también muestran la necesidad de que se materialice una conciencia política que saque a la revolución de sus dilemas, y la ponga en el camino de la construcción de su nuevo proyecto político, social y cultural. En Egipto el primer resultado de las elecciones presidenciales ha venido a mostrar tres factores: 

1.       La victoria de las dos autoridades tradicionalmente opuestas que representan al régimen anterior; es decir, el éxito del Ejército y los Hermanos en la primera vuelta de las elecciones, aunque por poca diferencia. Parece que el régimen egipcio cuya cabeza derrocó la revolución sigue en el poder. La dictadura del ejército la representa el equipo de Shafiq frente a la posibilidad de que se produzca una dictadura de los Hermanos representados por Muhammad al-Mursi. Este éxito indica que hay dos fuerzas organizadas en Egipto que han logrado utilizar las elecciones presidenciales para afirmar su poder. Se trata de una afirmación que conlleva muchos riesgos, desde la posibilidad del estallido de las diferencias hasta la posibilidad de que se cree una alianza cuyos rasgos aún son extremadamente ambiguos, pero que ambas partes han intentado por medios poco claros desde que se encendiera la mecha de la revolución. 

2.       La total ausencia de candidatos liberales serios, porque el señor Amr Musa no ha podido llenar el vacío que dejó la ausencia de Baradei de la escena electoral ya que su imagen como candidato no podía ocultar su imagen como parte del régimen anterior. Del mismo modo, el antiguo régimen ha decidido finalmente entrar en la lucha con un general de verdad y no con la máscara civil de un general. Baradei, que parecía al principio de la revolución capaz de crear una alianza revolucionaria amplia que incluyese a liberales e izquierdistas, escondió su voz y se retiró de una lucha que le pareció ambigua, salvaje y difícil. 

3.       La salida de las fuerzas de la revolución de la competición en la segunda vuelta. Hamden Sibahi, el naserista civil, quedó tercero y Abd al-Monem Abu-l-Futuh, el islamista civil, quedó cuarto. Fracasaron todos los intentos de reunir a los dos en una lista presidencial única, como para que uno fuera Presidente y el otro Vicepresidente. Este fracaso no puede atribuírsele al egoísmo y la personalización solamente, sino que expresa también la opacidad de la postura política e intelectual de ambos. Sibahi es naserista y populista; Abu-l-Futuh es un islamista moderado y abierto al liberalismo. Pero parece que las características de los candidatos no se han materializado en dos proyectos políticos claros. A Abu-l-Futuh lo malograron los salafistas con su apoyo y Sibahi parecía un candidato  objetor más que alguien con un proyecto político nuevo.
 
Sin embargo, el mapa que ha dibujado el resultado cuasi-oficial de la primera vuelta de las elecciones presidenciales egipcias, indica por otro lado que Egipto ha entrado en una nueva era y que el monopolio del poder ya no puede pertenecer a nadie: el equilibrio salido de las elecciones no es entre dos, sino entre tres partes: el Ejercito, representado por Shjafiq, los Hermanos con Mursi y las plazas de la revolución con los votos que se llevaron Abu-l-Futuh y Sibahi. El juego de los cuarteles del poder intenta borrar este tercer elemento y sacarlo de la ecuación. Será entonces cuando tenga lugar la verdadera lucha. Pero la capacidad de las plazas de la revolución de quedarse y resistir depende hoy de la materialización de un proyecto político diferente de los otros dos. Solo así podrán imponer la lógica de que la presidencia fue una mera vuelta y que los nuevos horizontes de Egipto nacen fuera de los dos cuarteles del despotismo.

En Siria, la cuestión parece más complicada tras teñirse el país con la sangre de las víctimas dado que el régimen ha seguido su método salvaje de quema de ciudades y pueblos y de convertir a Siria en un gran cementerio. Por otro lado, tras la salvaje masacre de Al-Hawla el régimen entro se lleno en el infierno, y proclamó su disposición a ir a una guerra abierta en la que usaría todas sus armas, comenzando por el arma sectaria.

Para enfrentarse a este salvajismo, la escena siria muestra la extraña contradicción entre la escena popular y la escena política. Mientras el pueblo sigue su revolución convirtiéndola en una epopeya heroica que abre el siglo XXI hacia la posibilidad de la libertad, parece que las élites políticas opositoras están tristemente fuera del marco.

El novelista Jaled Jalifa[1] es detenido y le rompen las manos antes de soltarlo, el CNS es incapaz de materializar su proyecto político y se pierde en luchas internas sin sentido, mientras que el Comité de Coordinación Nacional sigue perdido buscando en Moscú una salida que el Presidente ruso se niega a aceptar si no es adecuada para su aliado el dictador sirio.

Esta separación entre la revolución política en la que entra el pueblo y la política de la revolución que intentan llevar a cabo las élites de la oposición, indica que la crisis de las fuerzas revolucionarias en Siria se parece a la crisis revolucionaria en Egipto, con la enorme diferencia representada por el papel del ejército y los Hermanos en Egipto, país que ha mantenido la estructura del Estado mientras que el régimen dictatorial en Siria lo está destruyendo.

El régimen dictatorial sirio no se ha conformado con destruir Siria, sino que ha intentado e intenta generalizar la experiencia de destrucción a toda la Siria histórica (el Bilad al-Sham). Si ha fracasado hasta ahora en hacer estallar sectariamente a Líbano, no dejará de intentarlo, considerando que aún puede hacer de la destrucción generalizada tanto su puente a las negociaciones con las fuerzas occidentales que temen el fundamentalismo, como un medio para tranquilizar a Israel. La dictadura en los centros sirio y egipcio vive su último dilema, y, a pesar de lo que pueda parecer, está en su ocaso final. Ni el asesinato criminal en Siria ni el baile de la lucha entre los dos despotismos en Egipto lo sacará de su atolladero.

En lo que se refiere a la revolución, esta está viviendo ahora los dolores del parto y el parto es difícil y duro, y exige la creación de una nueva conciencia y una visión política clara, que ya es hora de que comience a materializarse en pensamiento y organización sobre nuevas bases. Ello es responsabilidad de los activistas e intelectuales de la revolución.

[1] Conocido por su libro “Elogio del odio” (Madih al-Karahiyya), en el que cuenta cómo afecta a una familia la batalla entre los Hermanos Musulmanes y el régimen sirio.

domingo, 27 de mayo de 2012

Los crímenes de Al-Hawla, salvajismo sin límites

Texto original: Al-hewar al-mutamaddin

Autor: Nasr Hassan

Fecha: 27/05/2012

"Todos se disculpan por no difundir las imágenes de los niños,
pero nadie se ha disculpado por su silencio ante la masacre"

Las criminales bandas asadianas cometieron la madrugada del 26 de mayo (de 2012) crímenes brutales contra los civiles (entre ellos, muchos niños y mujeres) de Homs, una acción salvaje y primitiva que constituye un genocidio ante la mirada del mundo, dada la presencia en Siria de la comisión internacional encargada de vigilar que la banda (del régimen) ejecuta los puntos de la “iniciativa” de Ban Ki Moon. Durante casi dos meses, la comisión no ha podido detener los crímenes contra los civiles que comete esta banda, que ha seguido cometiéndolos públicamente a lo largo y ancho de Siria.

Los crímenes que cometió dicha banda la noche del viernes llamado “Pronto llegaremos, Damasco”, comenzaron con el bombardeo salvaje de Al-Hawla, lo que provocó una destrucción masiva, aplicando una política de “tierra quemada”, y después, se produjo la entrada de rebaños de monstruos a la ciudad destruida para completar sus crímenes degollando a niños, mujeres y ancianos en uno de los crímenes más salvajes y repugnantes. Un crimen en el que la lógica, la razón y las palabras se detienen y entrecortan, un crimen en que la conciencia duda y para el que toda explicación es inexistente, debido a su horror y a la decadencia (moral y humana) de los que lo perpetran. Que mates a un enemigo es algo comprensible, pero que los monstruos armados hasta los dientes con todo tipo de armas asolen la ciudad, degüellen a los niños y las mujeres con cuchillos y hachas y corten los cuerpos de las mujeres y niños es un extraño acto de rencor, de perdición, un acto que no es normal, y que incluso es forastero en el diccionario de crímenes de la historia.

Se trata de una mentalidad primitiva y criminal que escapa a las costumbres, la pertenencia y la ética, una mentalidad que refleja con claridad la realidad de esta banda salvaje que gobierna Siria, que no ha tardado en demostrar con sus crímenes que es una panda degenerada, rencorosa y desequilibrada que no pertenece a la historia de Siria ni a la humanidad, y que refleja hasta dónde ha llegado la degradación moral de la civilización, que se ha callado durante quince meses ante estas violaciones salvajes de los derechos humanos. ¿Cómo permiten que estos crímenes continúen y dan a las bandas criminales de Al-Asad una oportunidad tras otra esperando a ver si consiguen que con este nivel de crímenes se quebrante la voluntad del pueblo sirio y sea así devuelto a la cárcel del reino del terror, el miedo y la convivencia con los asesinos criminales y sectarios?

Se trata de un momento determinante en la etapa en la que Siria se encuentra actualmente, determinante porque la banda, quienes están detrás de ella, quienes la ayudan y quienes se callan ante sus crímenes, insisten y sueñan con abortar la revolución y desviarla de su camino nacional, haciendo de Siria un terreno donde saldar las cuentas regionales e internacionales. La banda ha fracasado estrepitosamente en su intento de detener la revolución. De hecho, ha logrado lo contrario: la revolución se ha extendido a toda Siria, mostrando una voluntad que no se doblega, unas heroicidades que se acercan a los milagros, una paciencia que no tiene límites, y una fe en la unidad nacional y en un futuro brillante para todos los sirios.

A estos crímenes los seguirán otros, porque los sirios están convencidos y han convencido al mundo entero de la legitimidad de su revolución por la libertad y la dignidad, y porque el pueblo sirio ya ha ofrecido la suficiente sangre, la suficiente paciencia y la suficiente insistencia en que la revolución vaya por el camino del pacifismo, un método que los sirios guardan celosamente porque es el horizonte del futuro. Pero, con estos incesantes crímenes terroríficos que dejan estupefacta a la conciencia humana y ante la incapacidad del mundo entero de pararle los pies a esta banda, de proponer mecanismos para un proceso claro y con un período de implementación determinado, de obligar al régimen a poner fin a sus crímenes y proteger a los civiles, la revolución se mantiene y sigue con su método pacífico. Siguen adelante de forma inquebrantable y protegen al pueblo sirio por todos los métodos legítimos, enfrentándose a las bandas asesinas con nuevos métodos disuasorios e intentan detener a esta banda salvaje. Para ello, todos los métodos de autodefensa y de defensa de los inocentes son legítimos. Es un momento importante en el desarrollo de los acontecimientos en Siria.

¿Es tan barata la sangre siria? ¿Es que los niños y las mujeres de Siria ya no tienen peso humano en la balanza del mundo civilizado? ¿Hasta cuándo el mundo entero escapará de su responsabilidad legal, moral y humana? ¿Es que no se puede lograr la estabilidad y seguridad regional e internacional más que degollando a los sirios y deteniendo sus aspiraciones y su derecho a una vida libre y digna? Son preguntas dirigidas a los árabes, a su excelentísima Liga, al mundo y sus Naciones Unidas y a las organizaciones de Derechos Humanos, del Niño, y de la Mujer en todo el mundo. Y por encima de todo, van dirigidas a los que permanecen silenciosos, los que tienen miedo, los que dudan, los que se esconden y los que se mantienen en medio, sin posicionarse. El momento actual ha sobrepasado esas situaciones y posicionamientos estériles, y ya no es aceptable. La neutralidad no tiene justificación y no apoyar al pueblo sirio supone participar junto a la banda criminal en el derramamiento de la sangre siria y la dignidad humana.

La revolución continuará hasta la victoria, esta es la opción por la que ha apostado el pueblo sirio y cuyo precio está pagando muy costosamente. Así que todos debemos cargar con la responsabilidad nacional, legal y moral y reconsiderar el silencio ante la revolución, sus jóvenes héroes y el futuro de la Siria libre.

La misericordia y la eternidad para los mártires de la libertad, la curación para los heridos, un saludo a los héroes de la revolución y el Ejército sirio Libre, los verdaderos protectores de la patria, y la victoria para el pueblo sirio que no se doblega.

sábado, 26 de mayo de 2012

Masacre en Al-Hawla/al-Hole (Homs)

A continuación, el testimonio de una mujer sobre lo que sucedió anoche:


Al-Hawla, 26 de mayo de 2012. Entrevista con una de las familias que han venido refugiadas.

¿Por qué han dejado su casa?
Nos han destrozado la casa, no las ha destrozado, no nos han dejado nada, nada. La casa de tres habitaciones está destrozada, son escombros, mi nuera se quedó dentro. Salimos y huimos y no sé cómo. ¿Qué voy a decir? Estoy contenta porque salimos, salimos de dentro.
¿Hay víctimas en vuestra familia?
Sí, hay.  Las tres o cuatro nueras de mi hermana han sido degolladas a cuchillo.
¿Quién las ha matado?
No lo sabemos. El ejército entró dentro y comenzaron las matanzas.
Entonces ha sido el ejército…
(Se oyen voces que dicen que no) Pues los shabihha, yo qué sé… Desde el sótano no sabíamos nada, bajaron, vestidos de negro... La nuera de mi hermana, sus hijos, sus hijas… También nuestro vecino, sus hijos, su mujer, tres o cuatro niñas así, degolladas.
¿Qué quiere de los árabes, qué mensaje les manda?
Queremos sentirnos seguros, queremos estar unidos, queremos estar felices con la vida que tenemos, aquí nadie descansa en su país. No queremos nada, solo que todos encontremos la seguridad y la estabilidad en casa.

Debido a las durísimas imágenes, que hemos decidido no incluir para evitar quejas y no herir sensibilidades, muchas personas omenzaron a comentar en Facebook e incluso algunos empezaron a hacer comentarios sectarios, llegando a decir que matarían a los hijos de los que habían hecho eso.

Por ello, uno de los gemelos Malas, artistas que tuvieron que salir de Siria en julio de 2011, dirige este mensaje a los sirios:



"Quiero decir unas palabras tras la masacre que ha tenido lugar hoy en Al-Hole o Al-Hawla. Lo más importante es que empecemos a controlar nuestras reacciones porque no está bien. Sé que todos estamos enfadados y que eso explica los comentarios que se han publicado en Facebook. Vamos a tranquilizarnos un poco. Nadie puede reprochar a nadie por sus comentarios hoy y ayer porque la gente está muy alterada. Quiero decir que yo, como musulmán sunní, sigo lo que dijo el profeta Mahoma, que Dios lo bendiga y salve: “No cortes alguno y no mates a un solo niño, una sola mujer o un solo anciano”. Nosotros no hemos aprendido así de nuestro señor Mahoma. A todo el que está diciendo que queremos matar a sus hijos, (le digo) que no es forma de comportarse. Nosotros decimos “El asesino será juzagado, y será juzgado por asesinato”. Yo no digo que seamos pacíficos con el asesino. El asesino será asesinado, y eso es algo natural y ha de ser así, porque el asesino de esos niños debe rendir cuentas. Pero decir que vamos a matar a los hijos de los alauíes o de los drusos o de quién sea… Nadie tiene que empezar a matar en Siria a los hijos de nadie. Esa no es Siria ni es la religión que hemos aprendido, y repito que soy musulmán sunní. Nuestra religión no nos ha enseñado a vengarnos por medio de los niños “No te vengues más que con el responsable” (dicho del Profeta). Un niño, sea cristiano, alauí o de la religión que sea, cuyo padre es un asesino no hay justificación para que yo vaya y lo mate. Así no, eso no está bien. Nuestro objetivo es derrocar a este régimen asesino y todos los que están con él, sea el Sheij al-Buti (Mezquita de los Omeyas)o el Sheij Hassun (Muftí de la República), suníes, o un shabbiha que sea suní o alauí es un carnicero y será juzgado y pagará por ello. Lo pisotearemos. Pero ponernos a matar a los hijos de otros… Esa no es Siria. Viva Siria y abajo Bashar al-Asad. Espero que nos controlemos todos un poco y no nos juzguemos unos a otros por nuestras palabras ayer y hoy en Facebook porque la gente está muy alterada. No lo justifico, pero no podemos reprocharnos unos a otros porque las reacciones y las imágenes que estamos viendo son muy duras y es normal. Viva Siria y abajo Bashar al-Asad

jueves, 24 de mayo de 2012

Fadwa Solimán: "El artista, por muy bueno que sea el régimen, no lo acepta"

Con el fin de agilizar la traducción, las preguntas realizadas en esta entrevista a la actriz Fadwa Solimán el 14 de mayo de 2012 en la cadena France 24 publicada en dos partes (1 y 2). Las respuestas se han reproducido íntegramente.

Queremos agradecerle a la artista su modestia cuando, a sabiendas de que muchos la consideran una heroina, repite "Todo el pueblo sirio es hoy un héroe, yo no lo soy"[1].


¿Te sorprendió que comenzara este movimiento?
Al contrario, no me sorprendió. De hecho, antes de comenzara la revolución en Siria, yo era una de las que soñaban con la revolución en Siria, siempre he soñado con el cambio, el cambio en los valores, las costumbres, en nuestras capacidades, en nuestras capacidades de pensar y expresarnos, nuestra capacidad para la libertad y para actuar de acuerdo con ella. Nunca perdí la confianza en que el pueblo sirio es un pueblo vivo, un pueblo maravilloso, un pueblo con una verdadera civilización, una fuente de civilización de miles de años. Nunca perdí la esperanza en este pueblo y estaba segura de que llegaría un día en que el pueblo hablase, que volvería y llegaríamos a una maravillosa civilización. 

¿Cuáles fueron las causas a corto plazo de este despertar sirio, tuvo influencia la “primavera árabe”?
Todas las circunstancias se reunieron para que se levantara el pueblo sirio. Claro que tuvo influencia (de la primavera). El pueblo árabe es un único pueblo y la desgracia que sufre el pueblo árabe es una sola a pesar de las diferencias geográficas. Nuestros regímenes dictatoriales se parecen entre sí. El colonialismo y el post-colonialismo con regímenes dictatoriales que hemos sufrido son situaciones parecidas. Por eso, cuando Bu Azizi se inmoló en Túnez, lo sentimos. Es imposible que alguien en el mundo árabe no lo sintiese. Cuando salieron en la plaza de Tahrir en Egipto, fuimos todo orgullo. Sentíamos que estábamos siendo asesinados y viviendo a la vez, que éramos los que llamábamos a la libertad. Todas estas situaciones empujaron al pueblo sirio (a salir), además del hecho de que este pueblo ha sufrido mucho: el pueblo sirio estaba bajo el yugo de un régimen dictatorial, el régimen de Hafez al-Asad, que no nos dejaba apenas margen. Lo anuló todo, anuló el movimiento político, el intelectual, todo en Siria. Todo eso empujó a la calle a llevar a cabo su revolución. 

¿Cómo bajaste tú a la calle, que creo que fue en Damasco, y cómo era la movilización en la capital?
Cuando veía Túnez y Egipto en las cadenas de televisión, decía a mis amigos y hermanos (que había que hacer algo). Cuando salió Túnez les dije: “Esa es la primera señal”. Cuando se levantó el pueblo egipcio dije: “Esa es la segunda señal”. No podía aguantarlo, empecé a buscar a la gente, les decía “Venga, ¿dónde estáis?, yo no pertenezco a ningún partido, pero había algo dentro de mí que me decía que el pueblo sirio quería y debía estar en la calle. De hecho estaban antes que yo en la calle y yo no los conocía: salieron frente a la embajada de Libia y la de Egipto, y salieron el 15 de marzo. El 21 de marzo comencé a buscar con quién bajar, con quién hablar, dónde reunirnos, dónde expresarnos. La primera manifestación se materializó el 2 de mayo de 2011[2], organizada por mí en la plaza de Arnous (Damasco) con mujeres sirias. Fue una manifestación silenciosa. En ese momento habían comenzado el cerco a Daraa y los asesinatos. (Los carteles) decían “Romped el bloqueo a Daraa”, “Todas somos madres de mártires”, “Sí al Estado civil”, “Siria es un país en el que cabemos todos”. Así fue el principio. 

¿Cuál fue la reacción de tu familia cuando decidiste bajar a la calle para participar en este movimiento?
Sinceramente, mi familia rechazó mi postura y lo hizo público cuando mi hermano salió en televisión y dijo que yo no pertenecía a la familia y que ellos no me pertenecían a mí. 

¿Ha evolucionado su postura desde entonces y cómo lo llevaste?
En primer lugar, yo respeto cualquier opinión, respeto que la gente no necesariamente va a estar conmigo, respeto a todo el mundo. Tienen derecho a expresar su opinión. Queremos democracia en Siria, queremos libertad. Ponte del lado de quién quieras pero no blandiré mi espada contra ti, no te anularé, no empezaré una guerra contra ti. 

¿No tienes ninguna relación con ellos?
No, ninguna. La relación se rompió. Por supuesto que me desean el bien, no quieren que me muera ni que me maten, eso seguro, pero no estuvieron conmigo.



¿Cómo ves la actitud de otros artistas respecto a esto?
Si no te importa, voy a mandar un mensaje algo duro a los artistas sobre su postura, porque es my triste, es una postura de abandono. No entiendo: el artista es libre y tiene que desear ser cada día más libre, para innovar, para crear los espacios de la libertad, para descubrir, para llegar a un nuevo conocimiento, para llegar a nuevos puntos de innovación. ¿Cómo puede ver a un pueblo que está siendo asesinado con esta brutalidad y quedarse callado? ¿Cómo va a no ponerse de su lado, cómo no va a transmitirle la experiencia de la libertad que ha vivido el artista a esta calle para decirle “Sé libre, sé libre”? ¿Cómo puede vivir la libertad y no aceptar que el otro se libere y, cuando ese otro sale a liberarse, se calla y tampoco habla cuando lo asesinan con esta brutalidad? La fuente del artista es estética, su fuente son los valores estéticos y éticos, el artista es un revolucionario contra todos los regímenes: los regímenes sociales, los regímenes intelectuales, los regímenes políticos. El artista, por muy bueno que sea el régimen, no lo acepta, sigue criticándolo porque está fuera de todo régimen. El artista quiere estar fuera del régimen para innovar y crear siempre, para crear un sistema que se parezca a él, a su espíritu y a su pensamiento. ¿Cómo hoy, artista sirio, que has visto a tu pueblo, a la calle siria levantarse y decir “no”, decir “quiero ser libre, quiero crear las cosas como yo quiera, quiero participar en la vida política, quiero vivir, quiero comer, quiero ser respetado, quiero mi dignidad y mi identidad siria” te quedas callado? 

¿Cómo se explica que algunos incluso defiendan al régimen?
Quien ha defendido al régimen de Bashar al-Asad ha dejado constancia de su postura de forma clara y creo que con eso ha expresado que se beneficia del régimen. Nosotros en Siria tenemos un régimen dictatorial que no deja que nadie sea diferente, todos debemos parecernos entre nosotros, como un rebaño, como las ovejas, y que digamos una única palabra, que no es otra que la palabra del régimen. Tenemos que tener una opinión política como la del régimen, nuestra opinión intelectual ha de ser la misma que la del régimen, lo mismo con la opinión artística. Incluso Bahsar al-Asad ha dicho que quiere una oposición a su imagen, que se parezca a él y quiere conformarla según su modelo. Por desgracia, el artista en Siria ha entrado en ese juego, el juego del interés y se ha puesto de acuerdo con el régimen para comprarse un estela falsa, un éxito temporal, que no durará. Siempre he hablado con los artistas y ello forma parte de mi dolor: Nosotros podemos hoy dar la vuelta a la realidad, hoy podemos fundamentar nuestro pensamiento y lo que se parece a nosotros. Nadie respondía porque la mano de los servicios de seguridad está en las empresas artísticas, las manos del régimen están en el teatro sirio, en el pensamiento sirio, en la literatura siria, en la Unión de Escritores Sirios, en el pensamiento de los poetas, en nuestras habitaciones… Están en nuestras habitaciones, en nuestra comida, en nuestra bebida, en el aire que respiramos... Solo el artista puede, el artista es el pensador, el escritor, el poeta, es él quien sentencia la situación en contra del régimen y quien puede empujar a la calle en la dirección a la belleza, el pensamiento y la libertad. 

¿Cómo valoras el papel de los políticos en el interior?
Quiero decir que el pueblo sirio hoy, o la revolución siria que ha creado este gran pueblo, tiene que derrocar no solo al régimen de Bashar al Asad, sino que también ha de derrocar a los políticos, los pensadores, los intelectuales, todo este sistema que los ha gobernado porque no era otro que el sistema del régimen. El régimen ha creado intelectuales a su imagen, opositores, políticos… Ha imprimido a todos con su naturaleza. Así que si queremos derrocar al régimen de Bashar al-Asad, tenemos que derrocar todos estos sistemas juntos y crear nuestros nuevos sistemas, ser valientes como lo fueron ante el aparato de la muerte y la violencia. Igual que el pueblo fue valiente y dijo “no” a Bashar al-Asad y “no a tu violencia y tu dictadura”, debe ahora decir hoy: “No, políticos que hoy con vuestra mentalidad os parecéis a la mentalidad de Bashar al-Asad y su régimen dictatorial. No, intelectuales que os habéis reído de nosotros durante largos años, creando un pensamiento que no concuerda con la calle siria. Estabais aislados, vivíais en vuestras torres de marfil, lejos de la realidad siria, lejos de los niños que comían en los contenedores en Siria, lejos del problema de la mujer en Siria, lejos de los licenciados que no encuentran trabajo, lejos del hombre adecuado en el sitio no adecuado y de la mujer adecuada en el sitio no adecuado. El pueblo sirio debe hoy derrocarlos a todos y producir algo nuevo”.



¿Hay una oposición o varias?
Por eso decía lo que digo y que el pueblo sirio debe derrocarlos a todos, ser valiente y derrocarlos a todos. En la oposición a Bashar al-Asad, desgraciadamente, hay intereses. Hasta hoy no he visto, y es triste, una oposición en el sentido de una oposición nacional. No acuso a nadie ni tacho de traidor a nadie, pero quiero decir: “Párate ante tu responsabilidad. Para y mira bien qué pasa en Siria y en el mundo”. La política en el mundo son intereses, está basada en intereses. La ONU, el Consejo de Seguridad, Rusia, China y EEUU quieren sus intereses en la región. ¿Cómo vamos a tratar con esta política de intereses en todo el mundo? Tenemos que ser nacionalistas con todo nuestro derecho para imponer a la comunidad internacional la voluntad del pueblo sirio. Queremos un cambio real, no queremos una mentira ni una falsa democracia, palabras vacías. 

¿Quién está al servicio políticamente de esta revolución?
Nadie, nadie la sirve. El pueblo sirio hoy está solo, el pueblo se enfrenta a todos los regímenes mundiales. Se enfrenta al régimen de Bashar al-Asad y a los regímenes internacionales. El pueblo sirio es hoy un héroe que escribe su historia. Hoy el pueblo sirio se enfrenta al Consejo de Seguridad, a todos los regímenes interesados, no solo a Bashar al Asad, cuya mano aprueba lo que quiere Occidente, su propia mano. 

Pero aún así el pueblo sigue en la calle…
Sí, sigue en la calle este pueblo, que construirá una civilización y lo he dicho mil veces cuando estaba en Damasco y Homs. Dije que este pueblo enseñará al mundo el significado de la verdadera libertad y la democracia. Pagará un precio muy alto, sí, desorbitado, pero el pueblo de las civilizaciones, el pueblo del alfabeto, el pueblo de la música, el pueblo de la alegría y el pueblo del sol dirá lo que tenga que decir y devolverá la gloria a su civilización quiera quien quiera y se oponga quien se oponga para devolver la luz al mundo. 

Sobre la opinión exterior, ¿cómo se siente la calle siria?
En un primer momento, la calle presionó para que se formase un consejo para delegar en él políticamente en el exterior, para negociar por él, para encontrarle las soluciones y lo consiguió, ya que empujó a los políticos a formar el Consejo Nacional Sirio. El pueblo estaba lleno de esperanza de que este consejo haría realidad sus peticiones y que estaría al nivel de la revolución en Siria y al nivel de la valentía de la gente en Siria, pero desgraciadamente, día tras día se sentían abandonados y sentían que esta oposición no estaba unida. El pueblo siempre pedía “Uníos, uníos por favor, porque estamos en peligro, bajo las balas, morimos y sangramos a diario”. Pero la oposición y el CNS empezaron a perder sus cartas poco a poco en la calle siria porque no hicieron nada, perdieron un año entero sin ofrecer ninguna solución política ni encargarse de aclarar quiénes son los miembros del Consejo Nacional Sirio. ¿Quiénes son y a qué corrientes pertenecen? Algunos lo han dejado claro, pero también hay un cierto ocultismo. Hay quien dice que es liberal y se esconde tras el liberalismo siendo otra cosa. No han sido claros. 

¿Cuáles son esas tendencias que tú crees que trabajan a escondidas?
El pueblo sirio ve que las tendencias religiosas gobiernan, que la mayoría del CNS son tendencias religiosas. Y aparte de eso, no sabemos cuáles son los planes de los liberales. Yo no acuso a nadie, pero pregunto por qué no ha habido claridad. Dime quién eres, quién eres. Queremos democracia. Di quién eres con valentía, di “queremos esto” para comprenderteque te comprendamos y nos decidamos si unirnos a tus filas o no. 

¿Crees que hace falta una alternativa a este Consejo? ¿Se ha alejado del objetivo de presionar a Bashar?
Se ha alejado mucho de ese objetivo y no ha presionado nada a Bashar al-Asad, al contrario: veo que gran parte de su trabajo ha beneficiado al régimen de una forma u otra, consciente o inconscientemente.


¿Cómo?
Cuando Bashar al-Asad se afanó en asesinar e inventar justificaciones para seguir matando, no hubo una postura unificada de la oposición para decir a Bashar al-Asad “eres un mentiroso” y mostrar pruebas de esa mentira. Al contrario, decía que había bandas armadas y el CNS no fue capaz políticamente de decir “eres un mentiroso”. Tampoco lo hicieron mediáticamente para ganar esa carta. Cuando Bashar al-Asad dijo que la revolución en Siria era una revolución armada y en la que había bandas armadas e islamistas, no salió nadie a decirle nada. Bueno   es cierto que salieron, pero no queremos palabras, queremos saber cómo hacer de eso que dice Bashar al-Asad una carta que utilices políticamente en el consejo de Seguridad de la ONU. 

¿Es necesario que se unan dentro y fuera?
Claro, por supuesto. Cuando el Consejo Nacional Sirio estuvo dividido, dividió a la calle consigo, cuando el Consejo Nacional se vio que estaba dividido, dividió a la calle siria con él y ya o supieron a quién seguir, ni a quién responder, ni a quién preguntar. 

¿Esa división en la calle también es regional?
Claro, la política del CNS ha hecho perder a la calle la confianza en el CNS estando bajo presión y los políticos se han dividido también según qué quiere Turquía, qué quiere Irán, que Quiere EEUU, qué quiere Rusia, qué quiere China… Así nos dividieron y ya no sabíamos qué hacer. 

Viniste a París por las amenazas a tu vida por parte del régimen, ¿cómo ves la postura de Francia en lo referente a Siria y la oposición?
Si queremos ser objetivos y realistas, la postura de Francia es muy avanzada con respecto al resto de países, pero también se ha retrasado, se ha retrasado mucho en adoptar una postura. Han hecho falta ocho meses desde el inicio de la revolución en Siria durante los que la calle siria murió ante los tanques del régimen, para que Francia retirase su embajador de Siria. Queríamos que eso pasase desde el principio, pero no solo con Francia, sino con todos los países de Europa, como una toma de posición. Pero, aún así, la postura de Francia está por delante del resto de pueblos de Europa.

En lo que se refiere al CNS, Francia también va en la dirección de unir al CNS de verdad: “Uníos, decidnos qué queréis verdaderamente para que os ayudemos”.

Siempre estuviste en contra de armar a la población y de la intervención exterior, ¿cuál es tu opinión hoy?
Vuelvo a decir que no soy política, sino artista, mi fuente es ética y humana. Igual que lo dije en Siria, incluso entre los armados, mi corazón no podrá más que decir la verdad. Lo que pasa en la calle siria es doloroso, horrible y cruel. También es criminal y ninguna razón humana puede jamás, nunca, aceptarlo. Ninguna razón humana puede aceptar lo que hace el régimen porque es salvajismo en estado puro. Pero yo quiero a la gente y les dije: “Porque os quiero no quiero que llevéis arma alguna porque no quiero que el régimen os convierta en asesinos porque quiere mataros una y otra vez”. “Si tomas las armas, tendrá más justificación para matarte, matarte y matarte”. Yo no puedo estar de parte de las armas, estuve en contra de las armas del régimen, contra sus tanques y sus balas y dije: “Tendría que ser asesinada con sus tanques y balas para volver y decir a los sirios armaos y echad abajo a este régimen”. Yo estoy con la solución política, estoy con todo ser humano que empiece a ejercer su responsabilidad para con este maravilloso pueblo para detener el derramamiento de sangre. Yo estoy con lo que dijo Kofi Annan, con el cese de la violencia. Estoy con que la comunidad internacional empiece de verdad a detener la violencia en Siria para presionar de verdad a Bashar al-Asad mediante el cese de la violencia y que comience a juzgar a esas personas cuyas manos se han contaminado con la sangre siria. Realmente queremos verlos en la Corte Penal Internacional, queremos ver cómo son juzgados por todos sus crímenes. La violencia no se soluciona con la contra-violencia y esta no nos traerá ni la libertad ni la democracia. 

¿Y sobre la intervención?
La intervención también nos traerá más sangre. 

¿La quiere ahora el pueblo sirio?
Sí, porque lo han dejado solo y sin solución política. Está siendo asesinado, muere, lo matan  todos.



Sobre el sectarismo:
Yo no estoy en contra de ninguna secta, ni religión, ni adscripción, estoy con el ser humano esté donde esté. En Siria Bashar al-Asad no protege a las minorías, sino que se protege con ellas. Bashar al-Asad las mata sin que se den cuenta. Bashar al-Asad hará lo mismo que hizo Rifaat al-Asad en los ochenta: llevó a cabo la masacre de Hama, se llevó sus maletas y salió con total seguridad, con su dinero y su familia para vivir cómodo en el extranjero, mientras que el que participó con él en sus masacres y creyó que tenía razón y derecho se vio expuesto a la venganza y el asesinato y a todo tipo de torturas por parte de Hafez al-Asad. Todos ellos pertenecían a las minorías. Hoy le digo al pueblo sirio y le prevengo: “Despierta, despierta”. “En la costa[3], Bashar al-Asad ha hecho de ti un escudo de protección para enviarte a que mates a tus hermanos sirios con toda esta brutalidad solo para protegerlo, para proteger a la familia Asad, al régimen de los Asad. Y por tanto, contra ti irá la contra-violencia. La calle siria irá contra a ti, te matará de nuevo en respuesta a la violencia. Espero que la gente de la costa sea consciente de que nosotros somos los que nos quedamos y los regímenes los que se van. El pueblo sirio se queda y los regímenes se van. Somos vecinos, familia, tenemos la misma sangre y las mismas células, la misma tierra… Respiramos el mismo aire, los mismos montes, el mismo mar, el mismo desierto, son realidades que se parecen a nosotros y nosotros a ellos, pertenecemos a las piedras, a la tierra de Siria. Pertenecemos a toda esta belleza en Siria, a la civilización de Siria y no a un régimen, ni una persona, ni a una doctrina. Que el ser humano pertenezca a la doctrina que quiera, pero que sea un ser humano. El que de verdad pertenece a una doctrina no puede aceptar el asesinato ni la violencia. 

¿Qué le dirías a tu familia?
Os quiero y os perdono. 

¿Qué le dirías al pueblo sirio que participa en la revolución?
Derroca a tus políticos, a tus pensadores, a tus intelectuales. Derroca hoy todos los ídolos y no crees otros nuevos. 

¿Al pueblo sirio que no participa?
Sal y di no al asesinato y no a la violencia. Somos hermanos y ponte del lado de quien quieras[4]. 

¿A la oposición dentro y fuera?
Le digo a la oposición que esta fuera: “O sois valientes y reconocéis vuestros problemas y reconocéis lo que no habéis hecho por la calle siria o marchaos”. 

¿A las fuerzas del régimen?
Quien mata, será asesinado antes o después.
[1] Esas palabras nos la dijo en una conversación informal.
[2] El vídeo puede verse aquí. En la conversación señalada en la nota [1] con la artista, le preguntamos por el papel de la mujer en la etapa post-revolución. Nos pidió que hiciéramos públicas sus palabras: “La mujer es el núcleo de la paz, es la que se preocupa por todos […]. Cuando sus hijos se enfadan, ella es la que media […]. El papel de la mujer es muy importante y será la vanguardia de la reconciliación y la paz”.
[3] En referencia a las zonas predominantemente alauíes.
[4] En la conversación a la que hemos hecho referencia en la nota [1], Fadwa Solimán repitió esa misma idea, en la que insistió todo el tiempo: “Ponte del lado que quieras, pero al menos posiciónate contra el asesinato y la muerte”.