Blog dedicado a publicar traducciones al español de textos, vídeos e imágenes en árabe sobre la revolución siria.

El objetivo es dar a conocer al público hispanohablante al menos una parte del tan abundante material publicado en prensa y redes sociales sobre lo que actualmente acontece en Siria. Por lo tanto, se acepta y agradece enormemente la difusión y uso de su contenido siempre y cuando se cite la fuente.

Recibe las traducciones por correo y síguenos en Twitter @traduccionsiria

domingo, 26 de abril de 2015

La guerra abstracta y sus víctimas inocentes



Texto original: Al-Jumhuriyya

Autor: Yassin Swehat

Fecha: 17/04/2015 




Tres imágenes 

A finales del pasado mes de marzo, las redes sociales, y después los medios árabes y occidentales, compartieron con profusión la imagen de la niña siria refugiada en el campamento de Atmeh que levantó sus manos asustada y en señal de rendición al ver el objetivo de una cámara, que pensó que era un arma, apuntándole. La imagen no era nueva –teniendo en cuenta los tiempos de internet y la velocidad con que se transmiten las noticias e imágenes- pues el fotógrafo turco Osman Sağırlı la había tomado unos cinco meses antes [1]. Sin embargo, se hizo viral hace unos días, después de que la fotógrafa y periodista palestina Nadia Abu Shaban la compartiera en su cuenta de Twitter [2].

Unos días después de que se difundiera la imagen de Osman Sağırlı, Rene Schulthoff, que trabaja en la Cruz Roja Internacional, publicó otra imagen tomada el pasado otoño [3], en el campamento de refugiados de Zatari en Jordania. En ella se ve también una niña que levanta las manos, rindiéndose ante la cámara. La imagen de Schulthoff se une a la anterior, convirtiéndose ambas en anexos visuales de un gran número de textos y tuits solidarios con los niños de Siria, y que llaman a que se les salve de la desgracia de la guerra en su país.

La semana pasada, el periódico británico The Guardian, escogió una imagen de Siria para su sección “Fotos de la semana” [4]. Esta imagen, tomada por Abdalrhman Ismail en Alepo para Reuters, muestra dos niñas con la cara y el pelo cubiertos de polvo, que se cogen de la mano, después  de ser rescatadas de los escombros provocados por los bombardeos de la aviación siria sobre los barrios liberados de Alepo. El rostro de una de ellas deja ver con claridad la estupefacción ante lo que sucede y la incapacidad de comprenderlo; la otra parece que se ha empezado a dar cuenta, relativamente, de lo que les ha sucedido, y lagrimas de terror comienzan a caer por su rostro lleno de polvo.

Las tres imágenes se han usado con profusión en los últimos días en los textos y tuits que piden que se proteja a los niños sirios de la tragedia de la guerra que se desarrolla en su país, aunque no se trata de las primeras imágenes de niños sirios que se publican, ni se trata de una excepción que se utilicen en las llamadas a la protección de los niños. También se observa que las fotografías más difundidas en los medios y redes sociales no son las más crueles que se toman en Siria, sino que las más mediáticas son las que no tienen sangre ni restos humanos. De hecho, se muestran aquellas que indican un “final feliz” (teniendo en cuenta las limitaciones del contexto), como niños rescatados vivos bajo los escombros, o niños que ya no están en peligro de muerte directo, como en los campamentos de refugiados. 

La guerra civil 

Hace un año o más, era habitual encontrar en los textos escritos por sirios dudas acerca de si lo que vivía Siria era una guerra civil o no, dando lugar a una amplia gama de posturas. Había quien rechazaba el término rotundamente; también había quien reconocía el término, pero insistía en que esta guerra civil era la respuesta del régimen a la revolución popular en su contra; por otra parte, estaba quien se aferraba a la palabra revolución a pesar de existir rasgos claros de guerra civil en el país; y finalmente, había quien consideraba que Siria vivía una guerra sin más, y que esta guerra había abortado la revolución.
Hoy apenas quedan vestigios de esa discusión, y no queda claro si se llegó a un acuerdo antes de que se extinguiera. Quizá, ya no había necesidad de detenerse en los términos y cundía una especie de desesperación al intentar llamar a las cosas por su nombre, quizá porque lo que vivimos se escapa de los términos y denominaciones que manejamos.

En otro orden de cosas, sigue notándose una cierta alergia al uso del concepto de guerra civil para referirse a lo que sucede en Siria. Este término apenas es usado por los sirios, no solo por los que se aferran a la denominación de “revolución siria”, sino también en los sectores menos politizados, o incluso entre los partidarios del régimen. Es raro escuchar el concepto de “guerra civil”, y es más habitual el recurso a términos como “la crisis”, “los sucesos”, o incluso “la guerra” sin adjetivos.

Existe una especie de consenso en no querer utilizar el término “guerra civil” para referirse a Siria, cerca del cual me sitúo.  Esta falta de voluntad no nace del hecho de que de veras no se piense que haya una guerra civil en Siria, pues los sirios se enfrentan a otros sirios en distintas organizaciones combatientes que además tienen claras diferencias en torno a los conceptos e ideas que se refieren a Siria, sino que nace, tal vez, del hecho de que se ha superado esa división tan clara y nos encontramos en una dispersión irresoluble. Aquí, lejos de los parlamentos en relación a la “guerra civil”, hay una resistencia a la lógica de algunos sectores políticos e intelectuales (locales, regionales e internacionales) que se posicionaron demasiado rápido a favor de la versión de la guerra civil, al considerarla la opción fácil para salir de la “no postura”, bien equiparando a las partes, o bien, desentendiéndose verbalmente de ellos. En efecto, existe una posición implícita en la “no postura” verbal, pues equiparar a dos partes desiguales en fuerza o capacidad en una guerra supone ponerse de parte del más fuerte.

En el nivel de la política internacional, la adopción total del término guerra civil supuso traspasar la línea de la provocación, para llegar a un elevado grado de mezquindad. Es cierto que el uso de “guerra civil siria” comenzó a estar presente con el inicio de la acción armada contraria al régimen, pero la adopción definitiva por parte de la comunidad internacional del término “guerra civil” para aproximarse a la crisis siria, estuvo ligado a la masacre química en Al-Ghoutta, Damasco. En ese momento, el acuerdo ruso-estadounidense de retirada del arsenal químico del régimen sirio fue camuflado con la cortina de humo de una “conferencia de paz” entre las partes sirias, una conferencia que se supone que tuvo lugar en Ginebra a principios de 2014. Ya no existía un régimen dictatorial y criminal que hacía la guerra contra los sectores populares alzados en su contra, y por tanto, posicionarse en su contra era un tema ético antes que político. Más aún, había una “guerra civil” con varias “partes” implicadas y el papel de la comunidad internacional era lograr un “compromiso” haciendo que dichas “partes” se sentaran a la “mesa de negociación”, lo que significaba que estas “partes” eran iguales en representación y responsabilidad política. Es decir, que Asad había pasado de ser un criminal contra el pueblo sirio, que no merecía otro futuro que un enjuiciamiento, internacional o local, a una parte en la guerra civil, igual de malo que sus “rivales políticos”, y por tanto, había que presionar a aquel y a estos para lograr un compromiso.

La consagración de esta versión no solo ha llevado a que lo que sucede deje de llamarse levantamiento de los sirios empobrecidos, marginados y oprimidos contra el régimen criminal y responsable de su empobrecimiento para pasar a llamarse enfrentamiento armado entre el régimen y “la oposición”, sino que además se ha reescrito la historia de los últimos cinco años con una perspectiva reduccionista. Esto último se ha visto con especial claridad desde el pasado mes, cuando las piezas periodísticas [5] y los comunicados de las asociaciones humanitarias y de derechos humanos repitieron con profusión que “la guerra civil siria entra en su quinto año”.

En Siria hay una guerra civil, o quizá algo peor, pero esta guerra no comenzó a mediados de marzo de 2011. Ni siquiera quien nunca ha reconocido que hubiera una revolución puede decir eso. Tal vez tengamos que esperar a que vengan los historiadores a preguntarse por el momento en que empezó la guerra civil en Siria, con la esperanza de que sean más fidedignos que los escritores de comunicados de los órganos de la ONU.

Cabe decir, tras aclarar de forma implícita mi preferencia por no utilizar el término “guerra civil”, que este concepto es más fidedigno con diferencia, que otros como “guerra por delegación o proxy war”, o “la guerra de otros en nuestro territorio”. En la historia moderna y contemporánea, ninguna guerra civil se ha librado de polarizaciones regionales e internacionales en relación a ella, y de la influencia exterior en las dinámicas de la lucha y sus resultados. En toda guerra civil hay una “guerra por delegación” implícita. Pero hablar de una “guerra por delegación” o “guerra de otros en nuestro territorio” supone deshacerse falsamente de toda responsabilidad, además de menospreciar los factores internos que llevaron a la lucha. Por último, supone alejar la responsabilidad más allá de unas fronteras que ya ni siquiera están en pie. 

La guerra 

La guerra es, sin duda, algo terrible, y esa es la esencia de la lógica pacifista y el pensamiento antibélico. Esta idea goza del consenso humano y se asemeja una tautología, hasta el punto de que muchos portadores de armas en distintas partes del mundo podrían estar de acuerdo con ella. Es lógico y sano que el discurso antibelicista sea fuerte, y se pide, de hecho, que sea el más fuerte: la humanidad ha sufrido suficiente a lo largo de la historia las miserias de la guerra, como para hacerse convencido de que este camino para lograr los objetivos debe cerrarse para siempre, y que las diferencias y rivalidades han de dirimirse por medios políticos pacíficos. No hay divergencia en estos conceptos, como es natural.

Es común encontrar, en el discurso antibelicista, intentos de búsqueda de un camino fácil o directo para condenar la guerra; es decir, deshaciéndose de y rechazando toda forma de pensamiento lógico sobre la misma, y absteniéndose de analizarla e investigar sus causas, sus perspectivas y la naturaleza de los que se enfrentan, sus razones y sus medios, así como las diferencias cuantitativas y cualitativas entre la responsabilidad que cada uno tiene en la lucha y sus resultados. La guerra es un concepto abstracto, no lógico, reducido a una imagen caricaturesca, superficial y miserable. La guerra tiene una entidad propia, no pertenece al mundo en que vivimos, y no nace de sus condiciones ni trata con ellas, sino que posee voluntad, siente deseos y aparece y actúa según sus maléficos caprichos: mata aquí, destruye allí y desplaza aquí y allá.
La guerra, según este discurso, es una desgracia, como los huracanes, los terremotos o las inundaciones, pero no es resultado de factores naturales terrestres como un terremoto. Al contrario, la guerra proviene de la naturaleza malvada del ser humano: el ser humano es un malvado belicista, que deja salir su maldad llevando armas y matando, y tanto mal conlleva desgracias para los humanos que no son malos. 

La guerra es igual de clara que malvada y no tiene complicación alguna que merezca ser analizada. No hay política en la guerra, sino que la política se rechaza como se rechaza la guerra. No se buscan las causas de la guerra ni la sucesión de eventos, ni sus líneas gráficas, como –por supuesto- no se discute el grado de responsabilidad, ni las diferencias cualitativas y cuantitativas entre los beligerantes. Todos los que luchan, como la guerra, son malos. No me interesa quién empezó, todos han de ser castigados, como dice la madre enfadada a sus hijos que se pelean por un trozo de pastel o por un juego.

Apartarse de un pensamiento más complejo que el juicio de valor abstracto tiene una ventaja para un importante sector de los pacifistas: reconocer que la complejidad de la guerra puede llevar a comprenderla, o justificar algunos aspectos de la misma, o incluso hacer temblar la firmeza con que se rechaza el uso de la violencia como una solución a las diferencias. En la abstracción y descripción absoluta de la guerra como algo malvado, y en el alejamiento de todo análisis de sus detalles, se trasluce un sentimiento de firmeza y solidez innegociables en relación a lo que se considera una postura ética. Siendo realistas, se trata también de una pereza ética y de pensamiento entre los que, con buenas intenciones, defienden este discurso, además de una disolución de responsabilidades y una licuefacción de la realidad en la maldad. 

Las víctimas 

La guerra es “demente”, de la misma manera que sus víctimas son “inocentes”. A veces parece que no basta con decir “víctima”, con la injusticia sufrida que conlleva la palabra, sino que es preciso añadirle el calificativo de inocente.

La víctima inocente de la guerra malvada abstracta es la víctima negativa. Las víctimas de la guerra son totalmente independientes de la misma en pensamiento, linaje, identidad y juicio, pues la guerra y los que luchan vienen de otro planeta, y poseen una naturaleza diferente, y lo que hacen es traer su desgracia a las víctimas inocentes. Debe de quedar claro que la víctima no ha participado en la “espiral de violencia” y que no está de parte de ninguna de las partes enfrentadas. Así, es difícil, por ejemplo, hablar de los adultos como víctimas inocentes, si no es como padres de niños que sufren las desgracias de la demente guerra. También sucede que, cuando se bombardea una zona residencial, todas las víctimas son “civiles”, como si la presencia de los no civiles justificara el bombardeo, o los objetivos del bombardeo fueran responsables del mismo.

Estas palabras no se aplican solo a quienes han muerto en la guerra, sino también a quienes se han visto obligados a refugiarse lejos de sus casas. El pensamiento y el discurso sobre ellos se reducen, en la mayoría de casos, al hecho de que se mantienen vivos; es decir, a términos meramente humanitarios. No se puede pensar, por ejemplo, que la sociedad de los refugiados es la misma que la de los combatientes, con todo lo que conlleva dicha realidad. Abstraer la guerra lleva a considerar a los refugiados como un bloque sordo, mudo y negativo, homogéneo en su aislamiento de lo que sucede en su país. En esta perspectiva humanitaria, hay un importante componente de alienación. 

Las víctimas de Daesh 

Se observa, en la forma en que los medios occidentales siguen los hechos, que las víctimas de Daesh no se incluyen entre las víctimas de la “espiral de violencia” en Siria. Puede parecer, a primera vista, que esto se debe a que la opinión pública occidental ve en Daesh un enemigo, mientras que “las partes beligerantes” en Siria son partes de personas malas que se matan entre sí como locos. No cabe duda de que esta razón no es la única.  

Daesh no acepta que sus víctimas sean meras “víctimas de guerra”, porque es muy celoso de sus “víctimas”… Deben morir, o ser insultados, o ser desplazados, pero deben morir, y ser insultados y desplazados como quiere Daesh, y que el mundo las vea como quiere que las vea. La cuestión aquí no solo tiene que ver con el salvajismo, pues el régimen ha matado solo con barriles explosivos -que han reducido a polvo barrios, ciudades y municipios- más del doble de los que ha matado Daesh. Sin embargo, la cabeza del régimen niega en los medios, con desfachatez, que se hayan usado barriles explosivos. Da igual si uno se cree lo que dice o no, o si uno cree que alguien lo cree o no. Su negación implica que no trae a colación su uso en el discurso ni se jacta de ello. Frente a ello, Daesh graba las ejecuciones desde tres, cuatro, o hasta cinco ángulos, y pone en marcha toda su técnica para evitar que se borren sus producciones “mediáticas” en las redes sociales o servidores de vídeo en internet.

Salvando eso, al hablar de las “víctimas de guerra” dentro de la lógica de la guerra abstracta, hay un gran componente de rechazo a la política, al adoptarse la pura y simple valoración moralista como único método de discurso. Daesh se rebela contra la política hasta el punto de que incluso la lógica contraria a la política no sirve con él. 

Los niños como víctimas ejemplares 

En el hecho de centrarse en los niños como víctimas ejemplares de la guerra abstracta, se trasluce un cierto descanso resultado de la certeza de que los niños son víctimas indiscutibles. Por el contrario, si se habla de adultos, especialmente los varones, puede caerse en la duda de si son víctimas totalmente “inocentes” o no. El niño es “una realidad absoluta” en este ámbito, en el sentido de que los niños no pueden ser parte de la lucha, ya sea política o militar. Un niño con la cara cubierta de polvo que se ha salvado de milagro del bombardeo aéreo es una víctima inocente, pero alguien que muere bajo tortura, por ejemplo, no es igual, porque no está clara su “inocencia”. La imagen de ese niño puede dar la vuelta al mundo en unos minutos, mientras que los mismos medios ignorarán la noticia de más de diez mil mártires bajo tortura solo en Damasco. El niño es una víctima de la “espiral de violencia”, mientras que no puede asegurarse que quien ha muerto bajo tortura no fuera parte de dicha “espiral” de un modo u otro.

Puede que mis palabras parezcan prejuiciosas o faltas de la empatía obligada con los niños, como víctimas más débiles, o poco comprensivas con el estrés emocional –legítimo- que conlleva la imagen de un niño sufriendo, en comparación con el sufrimiento de un adulto. El hecho de existir una compenetración mayor con el sufrimiento del niño no tiene nada de malo, obviamente, pero que la imagen del niño monopolice los sentimientos no sirve de nada, ni a los niños ni a los demás: toda solución parcial procurará la salvación de los niños sirios sin “salvar” a sus familias, y ¿cómo se “salva” a la familia de los niños sin “salvar” sus sociedades en conjunto? ¿Cómo se puede pensar en ello sin desgranar los problemas? ¿Cómo se analiza el problema si no se abandona la abstracción del concepto de guerra mala, que ocupa una gran parte del discurso antibelicista, ese que se abstiene de investigar el desarrollo gráfico de la guerra y repartir responsabilidades cualitativa y cuantitativamente? 

[1] Véase el link.
[2] Véase en este enlace.
[3] Disponible aquí.
[4] Aquí puede verse toda la galería.
[5] Véase un ejemplo.

domingo, 5 de abril de 2015

En su cuarto aniversario, la revolución siria y el conflicto de versiones y relatos



Texto original: Al-Jumhuriyya

Autor: Muhammad al-Attar

Fecha: 18/03/2015

Cuando se habla de los primeros días de la revolución se nota en general un sentimiento que la situación actual no contempla: cuatro amargos años y nuestra realidad hoy es tremendamente cruel. El escenario de guerra es el dominante y el mapa de combates es cada vez más complejo. “Una guerra de todos contra todos”, como la describe un amigo inglés que fue incapaz de comprender dicho mapa y sus continuos cambios. La verdad es que su reacción refleja una opinión pública general entre los observadores occidentales, pero también entre los sirios destrozados por el desplazamiento forzado y las dificultades. Los medios occidentales dominantes y las organizaciones internacionales se encuentran cercados por relatos de “lucha cruenta” a la que no sabemos cómo se ha llegado, o de un “combate armado” en el que se ignora quién tiene la responsabilidad principal, o bien del destino funesto que nos espera en estos países, que hacen de los intentos de liberarnos del fascismo militar holístico una mera trampa que nos lleva a caer en poder de Daesh y los fascismos religiosos que se están desarrollando. Todas estas versiones sobre la “crisis” siria vienen encabezadas por Daesh, sin tener en cuenta sus raíces ni su contexto.

Sin embargo, entre los sirios y sus amigos que siguen llenos de esperanza y convencidos de la justicia de esta revolución, a la que insisten en llamar así, se escuchan otros relatos. Relatos que dicen que tras el mapa de lucha de fascismos, nuestros países no han conocido antes algo parecido a estas revoluciones. Y por eso, seguimos aferrándonos con fuerza a estas versiones, a las historias que cuentan lo que sucede y hablan de un tiempo que se filtra y cambia y al que estas revoluciones han liberado de la autoridad eterna.

A principios de 2011, junto a una mezquita del barrio del Midan en Damasco, de la que salimos para manifestarnos, aunque tuvimos que abortar por la amplia conglomeración de efectivos de seguridad, en casa de uno de ellos, se encontraron un grupo de amigos que no se conocían desde hacía mucho. A, el mayor de ellos y más activo, era un intelectual marxista que no veía en la salida de las mezquitas el viernes para manifestarse problema alguno. Cuando se formó el ESL, se afanó por coordinar con las brigadas de la zona rural de Damasco, creyendo que era necesario iniciar una discusión política con ellos. Sin embargo, pronto fue detenido y murió en la cárcel. Por el contrario, U, hijo de una familia damascena conservadora, dudaba acerca de la militarización de la revolución y la criticaba. Fue detenido hace dos años y aún permanece en paradero desconocido. N, del barrio del Midan, que trabajaba en el comercio de su familia, fue detenido y torturado, por lo que salió con la firme determinación de tomar las armas. Tras la detención de su hermano pequeño, no obstante, su destrozada madre lo presionó para que dejara el país. Su ira tras salir de la cárcel lo había empujado hacia el salafismo yihadista; sin embargo, hoy hace todo lo posible por disuadir a sus amigos atraídos por dicho pensamiento.

Muhammad y Malek, de la zona rural de Damasco, no participaban en las manifestaciones. Muhammad se unió posteriormente a las labores humanitarias durante el bloqueo de Al-Ghoutta oriental, pero después se centró en el trabajo mediático tras la masacre química. Malek, por su parte, barbero de profesión, tomó las armas con un grupo local del ESL, antes de unirse al Ejército del Islam, donde hoy lucha. Muhammad apenas tiene comunicación con él porque cree que trabaja en una facción que impone un nuevo despotismo en nombre de la religión. Ambos están cercados.

En la zona rural de Idleb, conocí a Abdallah, que había participado en las primeras manifestaciones pacíficas en su pueblo antes de tomar las armas durante las batallas contra el ejército del régimen, que intentó aplastar las movilizaciones allí. Abdallah dejó las armas de verano de 2013, y desde entonces, se dedica a actividades civiles en las zonas liberadas. No tiene reparo en criticar a los que están armados e, incluso, después de ser detenido y puesto en libertad por Daesh, se negó a volver a tomar las armas. Su hermano, que había sido un manifestante pacífico y posteriormente se había unido al ESL, murió hace unos pocos meses en Wadi  al-Dayf, tras haberse unido a Al-Nusra y luchar a su lado. El doctor S también trabaja en la zona rural de Idleb. Es un joven médico que fue detenido al inicio de las movilizaciones pacíficas. Cuando lo conocí, estaba encantado con haberse unido a Ahrar al-Sham y después se contrarió con ellos por no oponerse de forma clara a Daesh en las batallas que tuvieron lugar desde las zonas rurales de Idleb y Alepo hasta Raqqa. Su hermano era un soldado desertor del ejército regular, que se unió a Ahrar al-Sham después de que su brigada del ESL se desintegrara en un entorno de facciones islamistas. Finalmente murió en una batalla contra el régimen. El doctor S dejó Ahrar al-Sham y ahora se dedica exclusivamente a la medicina.

Traer a colación estas historias, que son un pequeño grano de arena de una gran montaña, no es por deseo de despertar la añoranza, sino que lo que hacen estos relatos es recordarnos que la revolución son también todos ellos: sirios de distintas zonas y contextos, que ya no están o han desaparecido, o que aún trabajan con distintos grados de efectividad en diversos ámbitos. En su deseo de deshacerse del dictador, difirieron en sus visiones y métodos, pero todos ellos se liberaron de la cárcel del tiempo pétreo de la dictadura, interactuando e intentando influir en aquello que les rodeaba y rodea, aunque en general, han fracasado y no han logrado hasta ahora crear un proyecto común de cambio. Ellos mismos cambian continuamente. Algunos tomaron las armas y las dejaron; otros las tomarían después. Algunos dejaron el ESL para unirse a movimientos islamistas cuyo poder aumenta en un mundo cada vez más salvaje para los sirios. Otros se alejaron de dichos movimientos posteriormente o lo acabarían haciendo. El cambio ahora define a los sirios, y sobre todo los que creen en él. ¿Puede acaso negarse eso? Los relatos que se limitan a recordar la revolución como una guerra lo hacen.

Asef Bayat, en su comentario sobre el aniversario de la revolución de enero en Egipto, reconoce la fuerza de la contrarrevolución y la hegemonía de su versión, pero nos recuerda que el nuevo régimen despótico “ha de gobernar a un grupo de ciudadanos que han sufrido una gran transformación, pues amplios sectores de la población rural y urbana, pobre y de clase media, los jóvenes marginados y las mujeres han vivido escasos momentos de libertad, aunque haya durado poco, siendo parte, sin constricciones de la conciencia individual y el fervor colectivo; y como resultado de todo ello, algunas de las jerarquías más sólidas del poder están amenazadas”. En Egipto, igual que en Siria, seguimos resistiendo testarudos a la desesperación, primero enfrentándonos a los relatos que eliminan la revolución como si esta nunca hubiera existido. Dice Yassin Al-Haj Saleh que “Siria es el lugar más adecuado para comprender hoy el mundo”, un elocuente argumento para responder a los que identifican a Siria con Daesh o con binomios del tipo “militarización”-“extremismo islámico”. Esos son los que quieren entender a Daesh insertándola en supuestas características intrínsecas a nuestras sociedades, que les parecen ambiguas y que aparentemente se basan en características inamovibles. Algunos de nosotros, por desgracia, repetimos tales argumentos y los reformulamos al buscar las raíces de Daesh en el texto religioso en exclusiva, obviando que es también resultado del salvajismo de la modernidad y de un mundo en que ha desparecido la justicia social. Un mundo en que el centro domina la periferia por medio de élites dictatoriales, republicanas o monárquicas, militares o religiosas.

La crueldad de nuestra lucha en Siria es también un reflejo de la crueldad del mundo en que vivimos y el primer paso para comprender su terrible bajeza moral. Por ello también es imposible rendirse a las versiones que hacen desaparecer a la revolución y reducen la comprensión de nuestro país a la óptica de la guerra, como si no hubiera habido nada antes ni fuera a haberlo después de ella.

Cuando comienza el quinto año de la revolución siria, hay otro frente abierto para los sirios que creen en la necesidad de la revolución: los relatos de la revolución frente a los de la contrarrevolución y contra los que se basan exclusivamente en la guerra como única definición posible de nuestra historia. Se trata de una guerra de documentación, de escritura y de registro para proteger nuestra memoria, para recordar la justicia de la causa de la libertad en Siria. Es aún pronto para anunciar la derrota de este enfrentamiento y, si lo hacemos, será una enorme traición a todos aquellos que murieron gritando por la libertad y la revolución.

viernes, 3 de abril de 2015

¡Cuán parecidos son ayer y hoy!



Texto original: Syria Untold 

Autor: Rateb Sha’bo

Fecha: 29/03/2015


 
"No a los takfiríes.
Volved a Afganistán.
Habéis destrozado la revolución"


Desde que las armas tomaron el control de la resistencia pacífica de la revolución siria, no han dejado de sucederse las predicciones desde ambos bandos de la lucha sobre la proximidad del final; cada uno afirmando que este sería a su favor. Dichas predicciones se vienen repitiendo desde hace tres años, pero siempre acaban siendo frustradas, y así seguirá siendo lo más probable, porque la situación en Siria ya no permite un final decisivo, pues ninguna parte tiene un control real sobre la lucha, y el contexto político y militar no se desarrolla a favor de uno u otro.

Las fuerzas islamistas extremistas encabezan el enfrentamiento contra el régimen gracias a su potencial militar, unas fuerzas que se encuentran en la misma situación de bancarrota política que el régimen. Si el horizonte político del régimen no se sitúa más que en el retorno de los sirios a la situación contra la que se levantaron (algo que no puede hacer), el de las fuerzas militares activas sobre el terreno no supera la promesa de un despotismo islámico que no tendrá razón de ser en Siria. Ambos bandos activos e influyentes sobre el terreno se apoyan en su “legitimidad” militar y no política. Ambos apoyan su delgadez política en un fuerte brazo militar, el mismo que ha desterrado y aplastado a los revolucionarios sirios que tenían legitimidad política y que se han desperdigado por el mundo. Las fuerzas con legitimidad política no se reunieron en Siria más que al principio de la revolución, y por eso su revolución tropezó después, a la par que tropezaron los que la portaban.

Más allá de eso, el volumen del capital político exterior que ha sido invertido en esta lucha tampoco permite que termine, aunque se interviniera directamente para apoyar a un bando retrógrado como sucede hoy en Yemen.

Con la evaporación de la energía revolucionaria y la caída del pueblo sirio a un fondo que se ha convertido en el eco de la “continuación de la ola de la primavera árabe” para el resto de pueblos árabes, la lucha siria toma su energía hoy del exterior. Con ello me refiero a los que han seguido en otros Estados o regiones del mundo intentando lograr sus intereses en este país que se ha convertido en un mercado abierto a las políticas de todo Estado que tenga alguna aspiración.

Esto no es nuevo, y era lógico presumirlo con la militarización de la revolución y la entrada de las fuerzas de organizaciones islamistas extremistas en escena. Lo nuevo, no obstante, es llamar revolucionarios a quienes tienen la misma relación con la revolución que los leñadores con la botánica, como dice un amigo inteligentemente. Eso es lo que ha deformado en la realidad y en la conciencia el concepto de revolución, y ha reforzado la extrema y estéril polarización de la sociedad.

Cuando uno observa hoy el cuadro sirio, a la luz de las transformaciones regionales e internacionales, busca un horizonte liberador en que dejar descansar a su optimismo; pero no lo encuentra. Las fuerzas opositoras no islamistas están entre la espada y la pared: el régimen y las fuerzas islamistas extremistas. Algunos ven en Irán una fuerza de liberación, y otros esperan que algo bueno venga del despertar saudí. Lo triste y llamativo es que esta situación es la misma que vimos en Siria en los ochenta del siglo pasado, con el estallido del enfrentamiento entre el régimen sirio y los Hermanos Musulmanes, sin que la realidad política haya registrado ningún progreso de la izquierda o los laicos no despóticos. Siempre han sido incapaces de crear una fuerza independiente y activa, por lo que no tienen otra opción, cuando la lucha se encarniza, que ponerse de parte de uno de la espada o de la pared, ninguna de las cuales valora en absoluto los objetivos políticos liberadores.

En realidad, la polarización de la izquierda siria hacia uno u otro no entra en el mapa de alianzas, pues una alianza exige una capacidad mínima de mantener la propia independencia; en caso contrario, la parte débil de la alianza acaba siendo un apéndice y no un aliado. Así, vemos que el sector de izquierdas sirio que ha elegido, por la razón que sea, ponerse de parte de este u aquel, no puede independizarse o hacer una crítica seria a su “aliado”, así como participar en el diseño y delimitación de sus políticas. En consecuencia, cada sector queda a expensas de las políticas de su “aliado” fuerte, sin poder desmarcarse. Esto significa que la política de “alianzas” (que no es más que una mera anexión, repito) anula la independencia de la izquierda, y la responsabiliza de sus actos y políticas del bando con el que han elegido “aliarse”, sin conseguir ningún logro político. El único cambio posible, que ya tuvo lugar hace décadas, durante los sucesos de los ochenta del siglo pasado en Siria fue el aumento de teorías que buscaban justificar la “anexión” a la espada o la pared, como si estuviera prohibido que los laicos demócratas sirios formaran una fuerza independiente.

Si la victoria de la revolución en Siria,  y en otros países árabes, depende de las fuerzas de la izquierda laica y demócrata, la política de “alianzas” izquierdistas con el régimen o los islamistas supone asesinar a la revolución. Y la pregunta sigue siendo: ¿dónde radican las razones que hacen que la izquierda siria esté siempre dividida y, por tanto, algunos consideren que “la espada” les es más afín que la pared?