Blog dedicado a publicar traducciones al español de textos, vídeos e imágenes en árabe sobre la revolución siria.

El objetivo es dar a conocer al público hispanohablante al menos una parte del tan abundante material publicado en prensa y redes sociales sobre lo que actualmente acontece en Siria. Por lo tanto, se acepta y agradece enormemente la difusión y uso de su contenido siempre y cuando se cite la fuente.

Recibe las traducciones por correo y síguenos en Twitter @traduccionsiria

martes, 11 de abril de 2017

El tiempo de la claridad química



Texto original: Al-Quds al-Arabi

Autor: Elías Khoury

Fecha: 11/04/2017



Los misiles Tomahawk estadounidenses -que el señor Donald Trump dice que fueron lanzados en respuesta al bombardeo aéreo con armas químicas por parte de Bashar al-Asad a la localidad de Jan Sheijún-, no han descubierto nada nuevo, a pesar de su carácter teatral. Simplemente certifican lo anterior, aunque ya estuvieran claras las posturas internacionales y regionales en relación a la desgracia siria.


En primer lugar, han demostrado que los EEUU, ya sea con su actual voluntad trumpista o en el tiempo de Barack Obama, no están interesados en el destino del pueblo sirio, y que no forjarán alianzas más que con una única parte en la zona, que es Israel. Quienes aseguran que son aliados de EEUU, no son más que lacayos serviles que no llegan ni al nivel de colaboradores.

En segundo lugar, han demostrado que el régimen de la dictadura en Siria, seguirá adelante con su salvaje objetivo, apoyándose en sus aliados ruso e iraní. El objetivo del régimen es destruir Siria sobre las cabezas de su pueblo, porque no puede ver en los sirios y las sirias más que esclavos de la dinastía gobernante y su mafia militar, securitaria y económica. Esperar el auxilio de EEUU fue una ilusión criminal, y celebrar los misiles estadounidenses en el aeropuerto de Shayrat en Homs, no supuso más que la celebración por parte de los incapaces de su incapacidad. El ataque de Trump no ha sido más que un suceso mediático, pues este presidente, que solo domina el arte de poner maquillaje en su rostro y ponerse, como un mal actor de televisión, delante de las cámaras para dar al mundo lecciones de amor por la infancia, no hará nada para proteger a los civiles sirios que mueren asfixiados y bajo los escombros.

El objetivo que se puso George W. Bush y que había llevado a la práctica antes la administración Clinton, durante el largo y salvaje bloqueo a Iraq, es devolver la zona a la Edad de Piedra. Ese sigue siendo el objetivo real de EEUU. Trump ha añadido un toque teatral a ese objetivo, por medio de un ataque limitado e inocuo. Su único objetivo es mediático. ¡El racista que odia a los extranjeros y desprecia a los árabes y musulmanes defiende a los niños de Jan Sheijún! No es más que una obra de teatro televisada. Nada cambiará en la ecuación de la salvaje lucha en y por Siria. A EEUU y su alianza imperialista con Israel y sus secuaces árabes no les preocupa el derecho del pueblo sirio a la libertad y la vida, sino que les interesa destruir Siria y sacarla del mapa de la región.

Por su parte, el régimen de las armas químicas, que no se sacia de escenas de muerte y destrucción, sigue implacable su guerra para exiliar al pueblo sirio, humillarlo y matarlo. El objetivo del régimen no es ya gobernar Siria mediante la humillación; es decir, que la humillación ya no es un medio de gobierno, sino que se ha convertido en un objetivo en sí mismo. El despotismo, que ha tratado con el pueblo sirio como si se tratara de un pueblo de esclavos, se ha enfrentado y enfrenta al pueblo del mismo modo en que los señores enfrentan la rebelión de sus esclavos: convirtiendo la humillación en el objetivo absoluto en sí mismo, puesto que es la condición para la preservación de la esclavitud.

Por tanto, al régimen no le preocupa el futuro de las ciudades, localidades o pueblos: ¡Que se vaya toda Siria al Infierno, que todos los esclavos se conviertan en refugiados y exiliados, y que mueran a causa de las armas químicas y los barriles!

Humillar a los sirios y sirias y destruir su supervivencia como seres humanos es el objetivo que ahora es posible gracias a la entrada del juego de las luchas religiosas-bárbaras en la ecuación. Las milicias suníes y chiíes se matan entre sí y matan a la gente bajo banderas religiosas, y han cubierto con sangre y fuego el objetivo por el que los sirios salieron a las calles que hicieron historia, anunciando su lucha por la libertad y la dignidad.

En tercer lugar, ha demostrado que la Federación Rusa pretende, por medio de su alianza neocolonial con Irán, volver a la zona y extender su influencia, sin importarle el destino de los sirios y las sirias. La Rusia de Putin siente que la crisis de Occidente con el liderazgo estadounidense y la confusión racista europea y estadounidense contra los inmigrantes y refugiados le permitirán ocupar de nuevo la posición de segunda potencia, cubriendo su debilidad estructural y económica con su músculo militar. Pretende, a través de los campos de muerte siria, normalizar su situación en Ucrania, y levantar las sanciones occidentales.

Estas tres realidades, a pesar de ser claras, no acaban con la nebulosa política que rodea a la tragedia siria, pues las contradicciones internacionales y regionales son rabiosas, y nada indica que haya posibilidades de acuerdo entre los intereses contrapuestos que han hecho de Siria un cruento campo de batalla global. La dudosa e improvisadora administración Trump quiere dirigir un mensaje a los rusos de que su absoluto unilateralismo en Siria no es sin condiciones, del mismo modo que la movilización de barcos frente a la península coreana es un mensaje para China.

Sin embargo, a esos dos mensajes los envuelve la ausencia de una visión estratégica que los EEUU de Trump no han encontrado hasta ahora. En contrapartida, la oscuridad que vive el Levante árabe se hace cada vez más negra. Los árabes, como los sirios, han quedado fuera de la ecuación. Se trata de la oscuridad de dos despotismos: por un lado, un despotismo militarocrático que dio vida a los regímenes de la mafia salvaje y, por otro, un despotismo petrolero fundamentalista que ha dado lugar a la locura de Daesh. La tragedia es que hay quien nos invita a elegir entre la plaga y el cólera, y sugiere que los regímenes timurlanescos son el refugio frente a la locura de los takfiríes, y que entrar en una guerra sectaria nos librará del sectarismo de la plaga daeshí. Un plaga que se ha colado y se cuela por los agujeros del despotismo, como se ha visto en los dos bárbaros ataques contra las iglesias de Tanta y Alejandría (Egipto) el pasado Domingo de Ramos, o del colapso del despotismo, como sucede hoy en Siria. El despotismo también encuentra en Daesh y sus hermanas su espejo, su igual y su justificación. Pero esto no significa que no exista otra opción, y si dicha opción está oculta, tendremos que inventarla.

El camino hacia esa opción comienza con el reconocimiento del fin de una etapa histórica al completo, y con la construcción de un horizonte conformado por nuestra toma de conciencia de lo que implican estas desgracias, y funda una nueva visión democrática que nace en medio de las dificultades y que se va abriendo camino con lentitud entre la conciencia y la práctica.


jueves, 16 de marzo de 2017

Samira Khalil: símbolo de la revolución siria

video

En este vídeo, Yassin Al-Haj Saleh habla de su mujer, la activista Samira Khalil, que pasó cuatro años en las cárceles de Hafez al-Asad, se unió a la revolución en 2011 y terminó secuestrada en 2013 por la facción islamista del Ejército del Islam. Este vídeo se grabó a propósito de la publicación de un diario de Samira en castellano, y se ha decidido compartir en público ahora con motivo del sexto aniversario del inicio de la revolución.

viernes, 10 de marzo de 2017

Alepo... La venganza que no morirá

Texto original: Aljazeera

Autora: Lina Shami

Fecha: 19/02/2017





Allí, en el centro de la calle había colgadas unas cortinas para tapar la visión de los francotiradores del régimen que se deleitaban cazando a los transeúntes como si estuvieran jugando a un juego de ordenador. La casa, que cada noche se llenaba de compañeros y cuyos muros escuchaban los chistes y las conversaciones unas veces interesantes y otras aburridas, se había desplomado y se había convertido en una montaña de piedras. Mi marido Yusuf y sus amigos esa noche no estaban en allí, pero sí una familia formada por el padre, la madre y tres hijos pequeños, y una madre y su hijo. Todos quedaron sepultados bajo los escombros.

Al día siguiente fui a grabar al mismo sitio ante ese edificio totalmente derrumbado, para contar lo sucedido. Tuve que repetir la grabación muchas veces porque me temblaban las manos con la cámara, ¡tan solo ante la idea de que esos cuerpos estaban aún enterrados bajo esas piedras detras de mí! Nadie había podido levantar las piedras y sacar los cadáveres para llevarlos a una tumba adecuada para su último viaje. A unos metros de allí, en la calle aledaña, hace unos pocos días, un hombre intentaba levantarse, en la acera contraria a la puerta de su casa, sobre sus pies fracturados a consecuencia de un misil que había caído cerca de él. Se frotó la cara con las manos para poder ver y miró sus manos mientras las giraba para darse cuenta de que la sangre de la cabeza desintegrada de su amigo había cubierto su rostro. La metralla había atravesado la cabeza de su amigo para que él se salvara de la muerte de milagro, como siempre se salvaban todos en esta ciudad de leyenda.

Logró levantarse, para toparse con el cerebro de su amigo en el borde de la acera, el cual había dejado de hablar de pronto sin terminar su última frase. A su cerebro se había acercado una gata que lo rascaba e intentaba comerlo. ¡Qué asco! Sí, el mismo asco que provoca el hecho de que, mientras la gata se comía los restos de su cerebro, los países donde se han podrido los eslóganes de la libertad y la humanidad buscaban con toda la calma del mundo algo que justificara este genocidio. El mismo asco que provoca que, tal vez, a esas personas les haya tocado el genio del terrorismo, con el que justifican toda masacre y crimen. Las Naciones Unidas estaban extremadamente preocupadas por cómo justificar la expulsión de personas de su tierra sin que el mundo fuera consciente de la inmundicia de ese crimen. Querían que el mundo les agradeciera a su organización y a los carniceros que hubieran detenido la matanza durante dos o tres días y hubieran permitido a la gente preservar sus vidas unos cuantos días más, personas que salían a cambio de perder su tierra, sus recuerdos y su dignidad.

Durante los años que han pasado, hemos sido meros números en las páginas de los tímidos informes que salían, y unas pocas palabras en los boletines de noticias, que un simple botón del mando a distancia podía borrar. También hemos sido un punto de las listas de temas a tratar en las conferencias que negociaban sobre nuestras vidas y vendían y compraban a través de nosotros -nosotros no merecemos vivir- beneficios para quienes lo merecen. En los medios internacionales éramos un informe más corto que un programa de debate sobre los secretos de las estrellas de Hollywood, o sobre la forma de preparar una deliciosa tarta de manzana. Hemos sido más pequeños que el problema del calentamiento global que amenaza a la humanidad, mientras nuestra muerte colectiva no lo hace.

Dentro de los muros de nuestra ciudad asediada, solo nosotros nos ocupábamos de contar al mundo nuestras masacres colectivas y nuestra muerte ordinaria. Nos ocupábamos de recoger los restos y cavar tumbas en los parques, de retirar los escombros que sepultaban los cuerpos si podíamos, y de levantar algunas cortinas para retrasar en su masacre a los carniceros de las milicias de Asad, los ocupantes iraníes y los rusos, que bailaban de alegría cada vez que sus balas se acercaban a nuestros cráneos, y cuyas risas aumentaban cada vez que se elevaban las voces de los niños y los gritos de las mujeres que lloraban ante tanta atrocidad.

Los días pasaron en la ciudad en continua noche sin día. En la oscuridad, con cada explosión, las imágenes de los mártires atacaban en tropel. Los gemidos de los heridos y los detenidos olvidados en los mataderos de Asad emitían un único grito que cubría el ruido de un avión ruso cuyo piloto, sin temblarle el pulso, decidía con absoluta frialdad durante su habitual ronda, quién viviría y quién moriría. Los rostros de los niños se cubrían de terror y palidecían de pronto. Los restos humanos saltaban buscándose entre sí, buscando su venganza por su muerte que no había muerto. Nosotros, los vivos, nos salvábamos del incendio que seguía a nuestro alrededor y seguíamos con nuestra vida con todos sus detalles ordinarios en medio de toda esta muerte. Encendíamos trozos de leña y nos íbamos al pozo al principio de la calle para traer agua. En ella sumergíamos un puñado de arroz que quedaba desde hacía un mes, para cocinarlo por la tarde.

Qué horribles son los detalles de la vida cotidiana, cuánto llanto provocaban, y cuánto la odiábamos y nos odiábamos a nosotros mismos cada vez que nos salvábamos. Ahí estábamos, obligados a una vida que violaba la majestuosidad de esta muerte que pendía en el ambiente e interrumpía con su insolencia el silencio de los mártires y los restos. El olor del arroz y la madera volvía a cubrir el olor de la sangre vertida por las calles de la ciudad. Cada noche nos preguntábamos si la libertad merece toda esta sangre, y la respuesta era la siguiente: ¿Merece la vida sin libertad, sin dignidad, sin justicia y sin derechos de miles de mártires y detenidos ser vivida?

Salimos de una ciudad en la que enterramos a miles de mártires. Otros no fueron enterrados y quedaron bajo los escombros. Enterramos días y años en que habíamos vivido con la dignidad de no volver a ser esclavos de Asad. Entonces él y sus soldados lanzaron el lema “histórico” de “Asad o quemamos el país”, que hace dudar, inevitablemente, de la humanidad de esos criminales.

Cuando el carnicero Asad no fue capaz de reprimir nuestra gran revolución que exigía libertad, dignidad y justicia para este país, buscó ayuda entre los demonios de la tierra para matar a un pueblo y una revolución inmortales, que crecen y se hacen más maravillosos con cada mártir. “No nos arrepentimos de la dignidad”, decíamos mientras despedíamos a nuestra querida ciudad por última vez. Pronunciamos las últimas palabras de despedida sobre las tumbas de los mártires, escribimos todos los lemas que habían colmado las manifestaciones de las calles de la ciudad sobre sus muros, quemamos los recuerdos y nos llevamos con nosotros la venganza, los testamentos de todos los mártires y nuestro pasado.
No tenemos tiempo en esta corta vida para llorar ni para hacer elegías sobre nuestra ciudad violada. El mundo nos ha dejado solo dos opciones: la masacre o la salida sin retorno de nuestra tierra. Nosotros solo nos hemos dejado a nosotros mismos dos opciones: el martirio por aquello por lo que murieron nuestros compañeros, o la venganza.

miércoles, 8 de marzo de 2017

Comunicado de la revista “Nos levantamos por la libertad”




Fecha: 08/03/2017

La revista طلعنا عالحرية lleva trabajando en la zona de Damasco prácticamente desde el inicio de la revolución, gracias a la incansable labor de activistas civiles con sede en la zona de Al-Ghouta. Ayer, 8 de marzo de 2017, su sede fue cerrada y la revista denunciada por orden de la Fiscalía General de Duma -organismo establecido por el poder fáctico en la zona, el Ejército del Islam-, debido a que en su revista se había publicado un artículo en la sección de colaboraciones externas “con expresiones humillantes contra la divinidad”. Al margen del contenido del artículo, arrogándose el derecho de representar a dicha divinidad, dicha Fiscalía ordenaba el cierre no solo de la sede de esta revista, sino de las sedes de organizaciones relacionadas como ella (según su criterio), como entre otras, Los Guardianes del Niño (حراس الطفل), encargados de proteger la infancia en la zona, y el Centro de Documentación de Violaciones, puesto en marcha años atrás por Razan Zaituneh, secuestrada junto con Samira Khalil[1], Wael Hammada y Nazem Hamadi por desconocidos, a pesar de que todos los indicios apuntan al Ejército del Islam. Ante esta situación, los responsables de edición de la revista emitieron el siguiente comunicado. 



Consejo editorial de Nos levantamos por la libertad

A la luz de los recientes acontecimientos posteriores a las protestas por la publicación del artículo “Papá, cógeme” [2] de Shawkat Garazaldin en el número 86 de la revista Salimos por la libertad, la dirección de la revista ha decidido paralizar su actividad dentro de Siria y no continuar con la distribución en papel hasta que el tribunal decida sobre la cuestión.

Aunque la revista ha expresado sus disculpas por este error accidental, después de eliminar el artículo -que solo expresa la opinión de su autor- de todas sus páginas, y de detener la distribución en papel del número que lo contenía, la revista reitera su respeto absoluto a las creencias de todo el mundo y al derecho de las personas de manifestarse y protestar, pues lo consideran parte de los valores que defiende y por los que trabaja.

En este contexto, la revista insiste en que es una institución independiente que no está ligada a ninguna otra institución de las que han sido incluidas en la orden emitida por la Fiscalía hoy en la zona de Al-Ghouta oriental.

Estas organizaciones (la red de Los Guardianes del Niño, el Centro de Documentación de Violaciones, la Organización El día después y los Comités de Coordinación Local) ofrecen importantes servicios sociales a un amplio sector de los sirios de Al-Ghouta, y realizan actividades imprescindibles en el contexto actual de la guerra que el régimen está librando contra la zona, con sus consecuencias económicas y sociales. No es correcto sancionarlas por un error que no han cometido y en el que no tienen potestad alguna. Además, dichas instituciones en su conjunto están en contra del contenido del artículo y consideran que está en total contradicción con sus valores y principios.

Reafirmamos nuestra conformidad con las decisiones de la Fiscalía y con el juicio pendiente y reiteramos nuestro respeto por los sentimientos de los que se han sentido ofendidos por el contenido del artículo. En este sentido, exigimos a la Hisba[3] y al poder judicial que se centren en el artículo como un asunto que concierne exclusivamente a la revista y emitan un fallo en base a ello. También exigimos a los organismos de seguridad y del poder judicial de la ciudad de Duma que asuman su responsabilidad de preservar la seguridad de los trabajadores de la revista y las instituciones anteriormente mencionadas.

[1] En el Diario del asedio a Duma 2013, publicado por Ediciones del Oriente y del Mediterráneo, se pueden leer las notas que Samira Khalil escribía desde Al-Ghouta antes de su secuestro.
[2] Este fue el grito viral del niño Abdo Taan al-Sattuf tras un bombardeo en la región de Idleb que le arrancó las piernas. Desde el suelo, llamaba a su padre, que, conmocionado, no podía cogerlo.
[3] Cuerpo encargado de asegurarse del que se cumple la aplicación del principio: “Ordenar lo correcto y condenar lo reprobable”.

jueves, 16 de febrero de 2017

Un día para el silencio

Texto original: Al-Jumhuriya

Autor: Yassin al-Haj Saleh

Fecha: 13/02/2017

Ilustración incluida en el informe de AI

A los mártires de Seidnaya [1]

Nosotros, los sirios, no podemos dejar de hablar, pero tampoco podemos hablar. Lo atroz reta, continua y repetidamente, nuestras palabras y las destroza. En cada ocasión, sentimos que un silencio infinito es lo único que puede preservar nuestra dignidad y honrar a aquellos de entre nosotros a quienes les han sucedido verdaderas atrocidades. Pero volvemos, una vez tras otra, a utilizar las palabras corrompidas que han sido agraviadas una y otra vez. No podemos parar. Queremos que nuestras voces sean escuchadas, pero nadie las escucha. Se han convertido en un estruendo automático y monótono que no llama ya la atención de nadie. Es como si fuéramos la máquina que funciona en el backstage, cuyo sonido llama a los oídos de quienes están en el escenario, pero no la escuchan. 

Y a pesar de ello, hablamos. Queremos que nos escuchen y nos vean. O que se sea testigo de nosotros. Queremos decir que nosotros somos la escena. Lo atroz son nuestros cuerpos corrompidos, los cuerpos de nuestros hermanos, amigos y seres queridos. Esa es la escena, es el suceso al que deben dirigirse las miradas y al que los oídos deben prestar atención. Hablamos. ¿Cómo vamos a guardar silencio? 

Pero la experiencia de las palabras corrompidas es real, y no se puede ignorar. Si insistimos en hablar, debemos recomponer nuestras palabras; en caso contrario, aumentará su corrupción. Ello supone hacer de nuestros discursos y textos un espacio en que recomponer las palabras, en el que inventar palabras nuevas, y en el que producir un silencio que no suponga la incapacidad de hablar. Por el contrario, ha de ser el silencio creador que precede a las palabras y significados, en el que las palabras recuperan su salud y en el que se generan nuevas palabras. 

Nuestras palabras no son escuchadas. Callémonos para que nos escuchen.

Nosotros, los sirios, necesitamos un suceso verbal en el que reflexionar sobre nuestras palabras, sentirlas, y expresar nuestro respeto por ellas y nuestra preocupación por su bienestar y dignidad. 

Puede que un día de absoluto silencio, un día en que no hablemos, ni nos expresemos, ni nos comuniquemos, sea ese suceso. Un día de aislamiento elegido también. Un día de retiro, aunque estemos en la calle y rodeados de gente. 

El día de nuestra oración inquieta por las palabras torturadas y quebradas, por las palabras que han muerto, por las palabras que nacen y por las palabras que se han salvado y han seguido viviendo. 

Un silencio que celebra el espíritu de las palabras, el significado: su vida, su perseverancia frente a la atrocidad, su capacidad para moverse a través de las culturas y el tiempo, y su poder de resistencia ante lo atroz. 

Se trata también de una protesta contra un mundo de estruendo, y un elemento para construir nuestra nueva identidad. 

Nosotros, los sirios…

[1] Se puede consultar aquí el informe que motivó este texto.